Te explicamos cómo conducir un coche con cambio automático

como conducir coche cambio automatico

Conducir un coche con cambio automático es muy fácil y muy cómodo. Te explicamos cómo hacerlo.

Arrancar: Siempre cuando aparcamos un coche automático estamos obligados a situar la palanca de cambios en posición “R” (Marcha atrás), una vez puesta la marcha atrás podremos apagar completamente el coche. Por lo tanto, para arrancar pisamos freno y giramos llave o presionamos botón de arranque.

Comenzar a andar: Siempre que queramos cambiar entre “D” (Marcha adelante), “N” (Punto muerto) y “R” (Más atrás) deberemos de tener el pedal de freno presionado. Para empezar a circular, con el freno pisado situamos la palanca de cambios en posición “D”, soltamos el freno y aceleramos. El coche comienza a moverse. Cuando más aceleremos más rápido iremos, no nos tendremos que preocupar por cambiar de marchas, el coche subirá marchas sólo.

Frenar: Para disminuir velocidad o para detener el coche completamente sólo deberemos de frenar tanto como queramos pisando el pedal de freno. La caja de cambios irá disminuyendo marchas de forma automática al igual que las ha aumentado cuando hemos acelerado.

¿Para qué es la posición “S”? Es la configuración SPORT (Deportiva), si ponemos la palanca de cambios en posición “S”, en vez de “D”, los cambios de marcha se realizarán cuando circulemos a un régimen de giro de revoluciones por minuto más alto, con esto aseguramos obtener la máxima potencia de nuestro motor. El cambio está configurado para tanto al acelerar, como al frenar, llevar engranada la marcha más revolucionada posible, así si queremos acelerar de nuevo podremos alcanzar velocidad mucho más rápido.

¿No tenemos que cambiar de marcha? En un coche con cambio automático las marchas se cambian solas, tanto se aumentan para ir más rápido como se disminuyen cuando estemos frenando.

Si el coche es con cambio semiautomático si deberemos de cambiar nosotros con toques en la palanca de cambios para aumentar o disminuir marcha.

Puede interesarte: Cambio automático con levas en el volante

 

Pongamos un ejemplo real del funcionamiento de un cambio automático:

Posición D, directa, podríamos denominarlo modo tranquilo (si lo comparamos con el Sport), el régimen de cambio de marchas se produce rozando las 2000 rpm (1800-2100 aproximadamente), esto no es matemático, ya que la más mínima presión sobre el acelerador hará que este cambio se produzca a mayores rpm ofreciéndonos de esta manera mayor potencia. La entrega máxima de par de 200Nm se produce entre las 1500 y 4000 rpm. Si conducimos todo lo tranquilo que podamos a partir de los 55 km/h ya tendremos engranada la séptima velocidad. Pero tranquilos, porque si repentinamente hundimos nuestro pie derecho la caja reducirá en milésimas de segundos marcha hasta tercera y la estirará hasta las 6000 rpm ofreciéndonos el máximo de potencia.

Modo S, Sport, no nos importa el consumo instantáneo (16 litros/100), queremos toda la potencia que puede rendir este motor. De esta manera se mantendrá el vehículo en una marcha que permita mantener la aguja del contador de revoluciones cercana a corte. No tiene pérdida, aprovecharás hasta el último resquicio de potencia que ofrece tu motor. En este modo, los 125 CV de nuestra unidad de pruebas tienen una chispa suficiente para pegarnos al asiento y ofrecernos un 0-100 km/h de 9,3 seg.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *