Porsche acusa a Nissan de hacer trampas con el GT-R en Nurburgring.

Era cuestión de tiempo que algo de esto ocurriera cuando estas pruebas ser realizan sin ningun organismo regulador, ni juez ni nada por el estilo. Cada marca mete sus mejores coches a Nurburgring para intentar pulverizar los anteriores records conseguidos por la competencia.

Porsche ni corto ni perezoso después del impresionante crono que fue publicado del Nissan GT-R adquirió uno en USA y lo llevó hasta Nurburgring para probarlo, los datos obtenidos no concordaban ni por asomo con los hechos públicos por la firma japonesa.

Los tiempos obtenidos por Porsche fueron de 7:54 para el GT-R, 7:38 para el Porsche 911 Turbo, y 7:34 para el GT2. Muy lejos de los 7:29:03 que proclamaron a diestro y siniestro en todos los medios los hombres de Nissan.

La polémica está servida, ¿Quién llevará la razón? Es una cuestión de prestigio de marca.