Frenos de disco y frenos de tambor.

Hablemos hoy de frenos, de las dos posibles variantes de frenos existentes hoy en día para los coches, los de disco y los de tambor.

Definición y características del freno de disco:

El freno de disco se compone del disco (plato central unido al eje de la rueda) y una pinza que será la que al pisar el pedal del freno presione el disco en sus dos lados frenando el vehículo.

Ventajas: Mejor rendimiento y refrigeración.
Desventajas: Más caro.
¿Donde se instalan? Prácticamente en el 100% de los ejes delanteros de los coches, exceptuando algún urbano y en el 90% de los ejes traseros. Cuanto mejor es el sistema de frenado mayor es el tamaño del disco y mayor es el número de pistones que “pinzan” el disco.

Definición y características del freno de tambor:

El freno de de tambor consta de dos zapatas o pastillas de freno unidas al eje de giro de cada rueda, de tal forma que al pisar el pedal del freno, se acciona un bombín de doble pistón que presiona las zapatas contra las paredes del tambor. De esta manera el vehículo frena.

Ventajas: Son más baratos que los de disco.
Inconvenientes: Las pastillas están dentro del tambor con lo que la ventilación es muy escasa y sufren problemas de calentamiento si les exigimos demasiado.
¿Dónde se instalan? Se instalan en el eje trasero de los utilitarios o coches de gama baja, dónde la potencia de frenado es menor que la exigida en el eje delantero donde prácticamente el 100% de los vehículos montan frenos de disco.