Un salón de Detroit 2009 descafeinado.

La crisis, CRISIS con mayúsculas está haciendo mucho daño a todas las empresas mundiales, unas de las que más lo sufren son las del sector de la automoción.

Es necesario reducir costes, en promoción, en empleos, en desplazamientos, toda reducción es buena. Con esta finalidad se ha confirmado que por ahora Ferrari, Rolls-Royce y Land Rover no acudirán al salón de Detroit 2009 y seguramente no sean las únicas.

Ya pasó lo mismo con el Salón de Madrid 2008, donde la grandes firmas de superdeportivos como Lamborghini, Ferrari y Porsche tampoco acudieron al evento.

En parte lo veo normal viendo las burradas que se cobran a las marcas por estar presentes en estos salones, estamos hablando de cantidades que superan el millón de euros.