El Gp de Australia 2015, circuito de Albert Park, desde la perspectiva de los neumáticos

Pirelli Albert Park Melbourne

Albert Park alberga el Gran Premio de Australia desde 1996. Al ser un circuito semipermanente, catalogado como urbano, en el que la línea de trazada está a menudo sucia y resbaladiza, especialmente al comienzo del fin de semana. Esto provoca que los neumáticos patinen lo que genera un mayor grado de degradación. Además, el par de la nueva generación de motores turbo acentúa este fenómeno.

La aceleración y el frenado son claves para una buena actuación en Melbourne. Las fuerzas longitudinales generan un mayor trabajo que las fuerzas laterales. Este año los neumáticos P Zero han mejorado en este aspecto.

El neumático trasero izquierdo trabaja más en Melbourne ya que Albert Park tiene 10 curvas de derechas y seis de izquierdas. El asfalto es muy suave por lo que ayuda a prolongar la vida útil de los neumáticos y obliga a los equipos a corre con alta carga aerodinámica. Existen un montón de curvas lentas, en las que el agarre de los neumáticos es trascendental.

Gestionar el potencial de los neumáticos y definir una correcta estrategia permitirá jugar con ventaja en el GP de Australia que suele verse afectado por coches de seguridad y tiempo variable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *