Tu coche también tiene obsolescencia programada

maquina diagnostico coche obsolescencia programada

Hoy, es un término muy de moda: Obsolescencia programada.

Podríais pensar que antiguamente, cuando un coche era sólo mecánica cualquiera podía arreglarlo y hacerlo durar infinitos kilómetros. Un coche de los 70 o 80, un tractor, una moto… todos los vehículos a motor de esos años eran 100% mecánica y 0% informática es por ello que aunque se averiasen, el arreglo de estas averías no era caro y lo podía realizar cualquier mecánico en su taller de barrio, e incluso uno mismo si eres un tanto manitas.

En los 90 todo empezó a cambiar, los coches son ahora ordenadores y cuando algo falla de nada sirve que un mecánico le meta mano al carburador, catalizador, bujías, batería etc… Si no estás en el taller oficial y conectan tu coche al sistema de diagnóstico (un ordenador con un software propio de la marca) de nada sirve haber arreglado dicha pieza, porque además de sustituir la pieza (en caso de que verdaderamente esté rota y no sea sólo un “timer” el que genera el fallo) se deberá de indicar al ordenador del coche que se ha cambiado y que ahora esta pieza es nueva con unos nuevos parámetros de configuración.

Esto nos ata a los talleres oficiales que nos cobrarán lo que quieran por una mano de obra que sólo pueden realizar ellos.

Y hablando de obsolescencia programada, entramos en el mismo juego. Hace un par de meses, cuando hablé con el responsable de un taller me lo contó todo. Las piezas no duran menos que las de antes, en absoluto, sin embargo, todas las piezas de un coche tienen una fecha de fallo programada. Algunas fallan a los 4-5 años y otras a las 10, pero para arreglarlo sólo es necesario, conectar la máquina de diagnóstico y ampliarle su “vida” otros 4 años. Así de simple y de duro para los consumidores.

Hoy, un coche está gestionado por un ordenador central, en este ordenador, en software se encuentran programadas todas las reglas de gestión y también las de duración de las piezas que perfectamente pueden ser por años o por kilómetros recorridos.

Otra verdad cierta es que con un portatil, un conector OBDC y el software adecuado según marca podrás tener las mismas herramientas que el taller para ser tu el que reprograme las piezas, pero hay que saber usarlo.

Con este post, quiero hacerte ver que no sólo las TV, frigoríficos o bombillas tiene obsolescencia programada. Tu coche también la tiene y te saldrá cara.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *