Opel Insignia 2.0 CDTI BiTurbo

Opel Insignia 2.0 biturbo

Opel continúa mejorando y refinando su buque insignia de gran éxito, el Insignia. A partir de Febrero de 2012, Opel coronará la gama de motores diesel ofreciendo un nuevo y dinámico motor BiTurbo de gran eficiencia. La motorización 2.0 CDTI no sólo entrega 195 CV de potencia y 400 Nm de par máximo; el consumo de combustible es de 4,9 litros cada 100 km (129 gr de CO2 por km).

Los elementos más destacados del motor turbo diesel common-rail de cuatro cilindros es el sistema de turbocompresor secuencial con dos fases de carga. Esta tecnología, hasta ahora, estaba limitada a unas pocas marcas de alto precio. Los compradores tienen la posibilidad de combinar el nuevo motor con tracción delantera o con tracción total (AWD).

El Insignia 2.0 CDTI BiTurbo estará disponible con los tres estilos de carrocería y con unos precios que comienzan en los 32.524 Euros en España, con impuestos incluidos.

Con la llegada del nuevo año, habrá más innovaciones en la gama Opel Insignia. Todos los modelos dotados de tracción integral se podrán solicitar con un chasis SuperSport que incorpora la suspensión delantera del Insignia OPC (Opel Performance Center) con sus torretas de altas prestaciones (HiPerStrut). Además, el nuevo sistema de ayuda al conductor, basado en radar aumenta aún más la seguridad activa del Insignia.

El Insignia BiTurbo acelera de 0 a 100 km/h en sólo 8,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 230 km/h. Todas las versiones con caja de cambios manual están equipadas con sistema Start/Stop

En el innovador sistema BiTurbo del Insignia dos turbocompresores de diferente tamaño trabajan tanto conjuntamente, como de forma separada. Entre sus competidores directos, Opel es el único fabricante en el segmento de coches de tamaño medio en ofrecer este sofisticado sistema de turbocompresor secuencial en un motor diesel. El turbocompresor pequeño acelera especialmente rápido a bajo régimen del motor. Esto se traduce en que la respuesta al pedal del acelerador se produce sin demora y se evita el poco deseado efecto de “retraso” de la entrada del turbo. A partir de 1.500 rpm, el conductor tiene a su disposición más de 350 Nm de par – una cifra que es el par máximo en gran cantidad de potentes motores diesel del segmento medio.

En la gama media de revoluciones, ambos turbocompresores funcionan de forma conjunta, con el turbocompresor más grande pre comprimiendo el aire de admisión, antes de ser comprimido completamente por el pequeño. Una válvula bypass controla continuamente el paso de flujo de gases de escape al turbocompresor grande. El resultado de ello es que el conductor disfruta de una potente aceleración continua.

A alto régimen (desde alrededor de las 3.000 rpm) todo el flujo de gases de escape va directamente el turbocompresor grande, manteniendo la entrega de potencia a velocidades más altas.

El principal objetivo en el desarrollo del motor 2.0 CDTI BiTurbo era asegurar el rápido aumento de presión del aire a bajo régimen, al tiempo que dar buena respuesta al acelerador a medio y alto régimen. La cantidad de aire introducida en el motor está ajustada idealmente a las revoluciones del motor y a las necesidades de los dos turbocompresores de diferente tamaño. A bajas revoluciones, un intercooler adicional refrigerado por agua, que funciona exclusivamente en conjunción con el turbocompresor pequeño, asegura que el volumen de aire llegue de forma rápida y directa a la cámara de combustión. A medio régimen, el turbocompresor más grande y potente va funcionando paulatinamente. Su mayor flujo de aire está refrigerado por el intercooler convencional más grande. Opel es la primera marca de coches que utiliza este “sistema de doble refrigeración”.

El nuevo 2.0 CDTI BiTurbo estará disponible en los tres estilos de carrocería – sedán de cuatro puertas, berlina de cinco puertas y Sports Tourer. Los clientes podrán optar por cajas de cambio manuales o automáticas de seis velocidades, así como por tracción delantera o total (esta última con diferencial autoblocante trasero de control electrónico).

Otra importante innovación para las versiones con tracción total del Insignia es la disponibilidad opcional del chasis SuperSport. Esta tecnología que anteriormente estaba reservada al deportivo tope de la gama, el OPC (Opel Performance Center) se hace ahora disponible a un mayor número de clientes. El paquete incluye el sistema electromecánico de chasis FlexRide con sistema adaptativo de suspensión electrónica, un sistema de frenos Brembo de altas prestaciones y la suspensión delantera con HiPerStrut (torretas de altas prestaciones) ya conocido del Insignia OPC de 325 CV que optimiza aún más el comportamiento y precisión de dirección.

No solo los elementos de mejora de las prestaciones han sido afinados: La seguridad activa también se ha elevado significativamente gracias a un nuevo sistema de radar colocado tras la parrilla delantera. Los clientes de Insignia pueden ahora optar por el Control de Crucero Adaptativo (ACC) basado en radar. El sistema mantiene la velocidad de crucero seleccionada, aunque automáticamente adapta la velocidad del vehículo a las circunstancias del tráfico, para asegurar el mantenimiento de la distancia de seguridad con los vehículos precedentes. Otras funcionalidades que están disponibles conjuntamente con el sistema de radar son: El Indicador de Distancia de Seguridad (FID) que informa visualmente al conductor de la distancia con el coche precedente; la Alerta de Colisión Frontal (FAC) avisa al conductor con una sonora alarma audible y una señal visual de una inminente colisión con el coche precedente; y el Frenado de Colisión Inminente (CIB), que automáticamente decelera el vehículo si se detecta riesgo de colisión.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *