Porsche 911 Carrera y 911 Carrera S 2011

Porsche Carrera S 2011

A sus 48 años el Porsche 911 Carrera está más joven que nunca. Completamente rediseñada, la nueva generación de este icono entre los automóviles deportivos llama la atención por su silueta plana y alargada, por sus espectaculares contornos y por la precisión en los detalles.

La batalla alargada en 100 milímetros y una altura reducida, combinadas con llantas de hasta 20 pulgadas, resaltan aún más su apariencia atlética. Al mismo tiempo, se mantienen las clásicas dimensiones compactas en su exterior. Visto de frente destaca por las anchas aletas típicas del 911, que enfatizan una vía delantera mayor, con la que el nuevo 911 Carrera se asienta todavía más sobre la carretera. Los retrovisores exteriores van alojados en el borde superior de la puerta y no en el triángulo de la ventanilla como en sus predecesores. Esto, además de ventajas aerodinámicas, también resalta la nueva línea de diseño y la sensación visual de anchura.

La ligerísima carrocería es totalmente nueva y está construida en una combinación inteligente de aluminio y acero, contribuyendo significativamente a la reducción de 45 kilos en el peso del vehículo. Al mismo tiempo, su rigidez es mayor. La optimización aerodinámica, en la que se incluye un spoiler trasero más ancho y de extensión variable, mejora la carga aerodinámica del eje posterior del nuevo 911 Carrera, manteniendo a la vez un excelente valor Cd.

Para complementar la moderna imagen exterior, los diseñadores de Porsche han creado un interior cuya arquitectura se inspira en el Porsche Carrera GT. El conductor está ahora más integrado en su puesto de mando, gracias a la consola central que se eleva hacia delante e incorpora la palanca de cambios en posición más alta y cercana al volante, en un esquema típico de los coches de carreras. En el habitáculo también encontramos los elementos clásicos de Porsche: el cuadro de instrumentos con cinco esferas (una de ellas es una pantalla multifunción de alta resolución), el cuentarrevoluciones central y el arranque a la izquierda del volante.

Todas las versiones logran consumos claramente por debajo de los 10 litros cada 100 kilómetros. El consumo de gasolina y las emisiones se han reducido hasta en un 16% en comparación con las de sus predecesores. Esto se consigue gracias a diferentes sistemas y funciones: el start/stop, la gestión térmica, el sistema eléctrico de recuperación de energía o la primera caja de cambios manual con siete velocidades que existe en el mundo. Además, en combinación con la transmisión de doble embrague (PDK), el 911 dispone del sistema conocido como “navegación a vela”, que desacopla la marcha engranada para evitar rozamientos cuando, por ejemplo, se circula por una pendiente favorable sin acelerar. La nueva dirección electromecánica no sólo ofrece la precisión y sensibilidad típicas de Porsche, también ayuda a incrementar la eficiencia y a rebajar el consumo.

El 911 Carrera con su nuevo motor bóxer de 3.4 litros y 350 caballos acoplado al cambio opcional PDK consume sólo 8,2 litros por cada 100 kilómetros, según la normativa europea NEDC, lo que supone 1,6 litros menos que su antecesor. Además, con unas emisiones de 194 gramos de CO2 por kilómetro, es el primer deportivo de Porsche que logra bajar la marca de los 200 g/km. Por su parte, en el Carrera S, que equipa un motor bóxer de 3.8 litros y 400 caballos, el consumo en la versión equipada opcionalmente con la transmisión PDK, se reduce en un 14%, es decir, en 1,5 litros, para alcanzar una cifra media de 8,7 l/100 km, aún con 15 caballos más. Esto equivale a unas emisiones de CO2 de 205 g/km.

Ambos modelos mejoran también sus prestaciones. El Carrera S con PDK acelera de 0 a 100 km/h en 4,3 segundos. Apretando el botón Sport Plus del paquete opcional Sport Chrono la cifra se reduce a los 4,1 segundos. El Carrera con PDK necesita sólo 4,6 segundos (con Sport Plus 4,4 segundos) para alcanzar los 100 km/h desde parado.

El nuevo 911 no solamente mejora en su dinámica longitudinal, sino que también logra unas prestaciones sin precedentes en términos de dinámica transversal. Junto a su mayor distancia entre ejes, la agilidad superior y la precisión y estabilidad en la conducción se basan, entre otras cosas, en una vía delantera más ancha, en un nuevo eje trasero y en la nueva dirección asistida electromecánica. Dependiendo del modelo, hay disponibles otros sistemas de control activo de
serie u opcionales, que también mejoran las cualidades dinámicas. Uno especialmente importante es el Porsche Dynamic Chassis Control (PDCC), un sistema activo que regula el balanceo y que está disponible por primera vez en el 911 Carrera S. Dicho sistema reduce la inclinación lateral en curvas, por lo que los neumáticos siempre están en la posición óptima en relación a la superficie de la carretera, absorbiendo así mayores fuerzas laterales. La velocidad de paso por curva se ha aumentado, por lo que es posible lograr mejores tiempos por vuelta en circuito.

Por todo ello, el nuevo 911 amplía aún más la diferencia entre propiedades aparentemente contradictorias, como prestaciones versus eficiencia o deportividad versus uso diario, atributos propios del 911 a lo largo de su historia. Esto hace que el 911 Carrera sea más 911 que nunca. El nuevo Porsche 911 Carrera tendrá su estreno mundial en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt 2011 y su comercialización se iniciará el 3 de diciembre de 2011.

Los precios finales en España serán de 99.393 euros para el 911 Carrera y de 115.456 euros para el 911 Carrera S. Debido al actual sistema impositivo español, el 911 Carrera equipado opcionalmente con transmisión de doble embrague PDK, tendrá un precio final de 99.418 euros, tan sólo 25 euros más que el 911 Carrera de serie.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *