Chevrolet Miray y Colorado Rally, dos concept para el salón de Frankfurt 2011

Chevrolet Miray Roadster Concept

Los concepts Miray y Colorado Rally de Chevrolet serán las primicias europeas en Frankfurt 2011. Mientras que el poderoso concepto Colorado Rally es un anticipo de la próxima generación de pick-ups, el Chevrolet Miray de aspecto futurista combina un exterior inspirado en un avión con propulsor de tecnología híbrida avanzada.

La cabina doble del prototipo Colorado Rally, que está montada sobre un chasis AWD y se presentó por primera vez en el Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires.

Con su pose ancha y decidida, sus llantas de aluminio de 18 pulgadas, neumáticos para barro, un sistema de suspensión ajustable hasta 50 mm. y amortiguadores de competición de tipo Fox Racing Shox, la segunda versión del pick-up Colorado transmite una sensación de resistencia y prestaciones.

Chevrolet Colorado Rally Concept

El aspecto frontal del Colorado está definido por grandes faros delanteros con elementos de iluminación LED, la emblemática parrilla doble de Chevrolet, un capó cuidadosamente esculpido y musculosos pasos de rueda en fibra de vidrio. Los dos pilotos suplementarios encastrados en el borde delantero del techo y en los espejos laterales, las ventanas acrílicas al estilo de coche de rallys con tomas de aire y los enganches de remolque delantero y trasero reafirman las aptitudes todo terreno del coche. El prototipo Colorado Rally está propulsado por un motor turbodiesel de 2,8 litros y dispone de dos cabrestantes de 5,5 CV que se han incorporado en sus parachoques delantero y trasero.

La carrocería del Colorado se ha pintado con pintura tricapa blanco perla espolvoreado con partículas “doradas”, mientras que el techo, los parachoques, la estilizada barra antivuelco, el interior de zona de carga, en la que se transporta la rueda de repuesto y las cajas de herramientas, están fabricados con acabado plástico color carbón. La puerta trasera tiene dos aberturas grandes para mejorar la eficiencia aerodinámica y disfrutar de una mejor visión trasera. Otros detalles elegantes son la boca expuesta del depósito de combustible y, naturalmente, la pajarita de Chevy que se muestra con orgullo en la parte frontal y en la tapa del maletero.

En el interior, los diseñadores se han centrado en la ergonomía, la seguridad y la funcionalidad. El color gris ceniza oscuro dominante en el interior ofrece un bello contraste con el arco de seguridad de color plateado y otros detalles metálicos. Los ocupantes se acomodan en asientos acabados en neopreno con costuras de color naranja, mientras que el panel de instrumentos superior está fabricado en cuero texturizado.

El volante de altas prestaciones diseñado para una conducción deportiva ayuda al conductor a guiar la pick-up en terrenos rotos. Incluye LED integrados que funcionan como un tacómetro de visualización inmediata. Un sistema de navegación por satélite situado delante del copiloto facilita la búsqueda de direcciones. Los cinturones de seguridad con cinco anclajes del Colorado se han fijado directamente a la jaula de seguridad. Por otra parte, un sistema de extinción de incendios garantiza el control rápido de cualquier fuego que se produzca en la cabina o en el compartimento motor.

Entre los elementos destacados del interior también figuran:

  • Un interruptor principal integrado en la columna central. Tiene dos funciones fundamentales: arrancar el motor y desconectar todos los sistemas del vehículo en caso de emergencia.
  • Un sistema de “impulsión de aire” que limpia rápidamente la cabina cuando el vehículo atraviesa una nube de polvo durante la conducción todo terreno.
  • Una mochila de hidratación situada detrás de cada asiento. Los ocupantes reciben una solución alimenticia a través de un pequeño tubo.

Por otro lado, el prototipo Chevrolet Miray, presentado por primera vez en el Salón del Automóvil de Seúl en marzo de este año, ofrece una interpretación innovadora de algunos rasgos de diseño característicos de Chevrolet, a la vez que rinde homenaje al legado de los coches deportivos de la marca. El Miray se propulsa mediante dos motores eléctricos de 15 kW alimentados por batería, lo cual ofrece una rápida aceleración y cero emisiones en conducción urbana.

Pequeño y sin techo como el Monza SS de 1963 y ligero y decidido como el Corvair Super Spyder de 1962, el Miray tiene un fuselaje aerodinámico que recuerda a los aviones de combate modernos. Su parrilla doble está flanqueada por faros LED con nuevas luces diurnas marca de la casa. Los pasos de rueda delanteros y traseros recuerdan a los Chevrolet Corvette del pasado y ponen de manifiesto el espíritu deportivo de este prototipo. Los spoilers en fibra de carbono de las esquinas ayudan a controlar la carga aerodinámica y el flujo del aire. Vista desde arriba, la cabina luce una exclusiva forma de diamante.

El lateral en cuña está fabricado con plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) y fibra de carbono. Una característica línea en ángulo, con iluminación ambiental en la parte inferior, crea una línea de luz ondulante cuando el coche está en movimiento, aportando un cálido resplandor a su escultural carrocería. Las puertas en tijera al estilo de las carreras de Le Mans realzan el aspecto deportivo del Miray.

En la parte posterior, los faros traseros dispuestos bajo la superficie del alerón de cola de pato son un guiño a la ejecución de elementos gemelos de Chevrolet. El Miray lleva llantas de 20 pulgadas delante y de 21 pulgadas detrás, construidas en aluminio y fibra de carbono. Su potente diseño con inspiración en turbinas evoca movimiento, incluso cuando el Miray está parado.

El interior del Miray muestra una combinación de aluminio pulido, cuero natural, tela blanca y metal líquido, lo que se traduce en un efecto general de velocidad escultural. El compartimento de pasajeros está rodeado por una carcasa de fibra de carbono que proporciona una estructura ligera a la vez que rígida. La cabina doble envolvente está inspirada en el emblemático Chevrolet Corvette: se ha diseñado pensando en el conductor, a la vez que hace que el pasajero participe plenamente en la experiencia de la conducción.

Los diseñadores han adoptado un enfoque exclusivo para la presentación de información mediante el uso de retroproyección en el panel de instrumentos. La información que se muestra al conductor se ha priorizado en tres zonas, lo que elimina la sobrecarga visual innecesaria y permite que el conductor se centre en la emoción de conducir.

La pantalla táctil central desciende hasta un soporte de aluminio que evoca el morro de un caza con el tren de aterrizaje bajado. La superficie exterior fluye hasta el interior para encontrarse con la consola reforzada, conectando así las partes delantera y trasera del coche.

La iluminación ambiental, que empieza en el panel superior de instrumentos y fluye hasta la zona de los respaldos, añade un toque de lujo. Los cojines de los asientos y los reposacabezas están conectados por una ligera carcasa de fibra de carbono, y se han montado sobre un único raíl de aluminio. La zona de los reposacabezas sigue la forma del exterior y se integra con una bufanda de aire para conducir sin capota.

Un detalle interesante es el botón de arranque situado en el centro. Al pulsarlo, el conjunto de indicadores retráctil, que está montado sobre la columna, se eleva como la cubierta transparente de un avión monoplaza y la “proyección Interactiva” se muestra sobre la superficie blanca.

Las cámaras retráctiles de visión trasera, que reemplazan a los retrovisores tradicionales, se despliegan en las ventanillas laterales mediante un sistema eléctrico. Al conducir en ciudad, la cámara de visión delantera se combina con el GPS para superponer información de navegación y vídeo en tiempo real.

El sistema de propulsión «semieléctrico» del Miray, ubicado principalmente debajo y detrás del conductor, se ha diseñado para aumentar el rendimiento y la eficiencia del consumo. Los dos motores delanteros están alimentados por una batería de iones de litio de 1,6 kWh que se carga mediante energía de frenada regenerativa. El sistema puede alternar entre tracción delantera y trasera.

El motor de 1,5 litros y cuatro cilindros con turbocompresor, montado detrás de la cabina, se combina con los motores eléctricos para disfrutar de una conducción de altas prestaciones. Ofrece un par motor estimulante e integra perfectamente una tecnología eléctrica que define el nuevo estándar en el segmento de los descapotables compactos.

La transmisión de doble embrague elimina la necesidad de un conversor de par, lo que permite reducir el tamaño del motor. Los cambios de marcha son rápidos y precisos, mientras que el patrón de marchas se ha ajustado para ofrecer la mejor velocidad punta en modo deportivo. Un sistema de arranque y parada (Start-Stop) se combina con la transmisión de doble embrague del Miray.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *