Audi e-tron Quattro

El Audi e-tron quattro emplea una transmisión híbrida en paralelo con el añadido de un segundo motor. El motor gasolina es un 2.0 TFSI que rinde 211 CV (Prueba Audi A5 2.0 TFSI Quattro) y aporta 350 Nm de par máximo entre 1.500 y 4.200 rpm. Situado justo por detrás está el motor eléctrico delantero que genera 45 CV de potencia y 211 Nm de par.

El motor del PSM situado en la parte trasera genera 81 CV aportando un par máximo de 300Nm.

Un embrague en seco se conecta al motor eléctrico tanto con el propulsor TFSI como con la transmisión automática de cuatro velocidades. Mediante ese componente se transmite el impulso a las ruedas delanteras.

Una batería de ión-litio situada en un túnel central en el teórico centro de gravedad ideal del vehículo, sirve como dispositivo de almacenamiento para la energía eléctrica. Acumula hasta 9,4 kW de energía, de los cuales 6,5 kW/h están disponibles para su uso. La batería puede también recargarse a través de un enchufe. Conectado a una red doméstica de 230V, el proceso dura unas dos horas aproximadamente.

En el modo completamente eléctrico, el e-tron quattro alcanza los 100 km/h de velocidad máxima y puede recorrer una distancia de hasta 40 kilómetros. Conjuntamente con el TFSI, el sistema ofrece unos impresionantes 231 kW (314 CV) de potencia.

Cuando el conductor levanta el pie del acelerador, el motor eléctrico trasero actúa como un generador que recupera la energía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *