[Albert Bosch para DiabloMotor] La carrera ya está en marcha.

El Dakar 2011 ya está en marcha, y ya estamos metidos de lleno en el lío de este macro evento deportivo/aventurero.

Hacía 3 años que no participaba, y vuelvo a quedarme sorprendido del ritmo infernal al que pasan las cosas en esta carrera. Si todo va bien, tienes poquísimos momentos para relajarte, y debes estar siempre al loro y siguiendo el timing apretadísimo de los acontecimientos. Pero si se tiene algún problema, luego ya se desmadra todo, y uno tiene de mirar de pillar de nuevo el tren como sea.

De momento todo bien, pero consciente de que esto justo acaba de empezar. Hoy hemos hecho la primera especial del Rally, y me ha ido muy bien. Hacer el 49 de la general e ir segundo de la categoría Buggy Light, no es un mal inicio, teniendo en cuenta la de ‘pepinos’ que hay corriendo esta carrera entre los 150 participantes en automóvil.

La especial de hoy era rapidísima en un 50%, y muy revirada y expuesta, siguiendo laderas de colinas constantemente, la otra parte. En algunos momentos íbamos muy rápido al borde de desniveles peligrosos en la montaña. El Buggy ha ido muy bien, tanto a nivel mecánico como por lo que respecta al pilotaje. La verdad es que este bicho si el tema no es demasiado complicado, es divertidísimo.

Yo me he encontrado muy bien navegando y pilotando sólo, y a pesar de hacer años que no llevaba yo mismo el libro de ruta, me he adaptado enseguida y de manera natural. De algo debe haber servido haber navegado sólo en moto dos años, y como copiloto otros dos.

La peculiaridad de la etapa fue el agua. Literalmente la tuvimos por debajo y por encima. Por abajo, porqué cruzamos muchos ríos, y teniendo en cuenta que nuestro coche es bajito y no tiene cristales, ya os podéis imaginar como salía de empapado en cada cruce de agua. Y por arriba, porqué en la parte final de la etapa se puso a llover en serio, y ya hizo que llegásemos al final totalmente empapados y sucios. Al menos en moto cuando te mojas, la cosa se soluciona rápido, pero en el Buggy todo queda mojado y sucio por dentro, y es un pastel de narices poderlo recuperar bien todo.

Mañana tenemos una etapa de 764Km., de los cuales 324 son de especial. La ruta no prevé dificultades especiales más allá de ser muy rápida y suponer un peligro por la propia velocidad teniendo en cuenta el terreno por dónde pasa. Más que ganar posiciones, lo que importa estos días es no quedarse demasiado atrasado, pero sobre todo mantener el coche intacto para cuando empiece la parte dura de verdad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *