Los Españoles somos los menos eficientes conduciendo

Cifra significativa: Un eco:Driver puede llegar a ahorrar durante el ciclo de vida del vehículo (calculado en 7 años y medio) hasta un 16% en combustible, casi 3 toneladas de CO2 y alrededor de 1.600 euros.

La conducción ecológica puede reducir las emisiones de CO2, ayudando a usar menos combustible, pero ¿cómo de significativa es esta reducción y en qué medida es fácil de alcanzar?

Fiat ha estudiado 428.000 trayectos realizados por 5.697 conductores en 5 países (Italia, Francia, España, Alemania e Inglaterra) durante 150 días para presentar el primer estudio sobre uso real y situaciones cotidianas.

Los resultados confirman que el eco-driving funciona: como término medio, los conductores eco:Drive han reducido los consumos y las emisiones en un 6%.

Las mejoras más importantes se han detectado en España (6,01%) y el Reino Unido (5,71%). En Italia se ha registrado una mejora inferior (2,63%).

De media, el eco-driving permite ahorrar anualmente 133 kg de CO2 y 80 € de combustible. Para el 10% de los mejores eco-drivers, estos valores alcanzan 354 kg de CO2 y 211 € de combustible. A lo largo de la vida útil del automóvil (7 años y medio), el ahorro económico alcanza entre los 600€ y los 1.600€ euros.

En qué fallamos los Españoles y diferencias por países

En el estudio se han calculado las prestaciones de los conductores basándose en cuatro indicadores (cambios de marcha, velocidad, aceleración y desaceleración) usados para obtener un valor eco:Index para cada trayecto. Este es el valor que mejora en el tiempo. El eco:Index medio inicial de todos los conductores (antes de recibir consejos personalizados y obtener mejoras) es de 59,2 sobre 100. Este índice varía de modo considerable en varios países, desde un 61,8 para el Reino Unido y hasta el 56,6 alcanzado en España.

El eco:Index se calcula midiendo cuatro rasgos del estilo de conducción. Para cada uno de éstos, los conductores reciben una puntuación:

  • Aceleración: la carga del motor y el consumo de combustible aumentan en función de la presión ejercida en el pedal del acelerador. Las aceleraciones suaves y menos frecuentes reducen el consumo de combustible.
  • Desaceleración: si no es gradual será necesario más combustible para volver a acelerar. Anticipar las desaceleraciones y reducir la velocidad de manera más gradual permitirá consumir menos.
  • Cambios de marcha: para que el motor siga funcionando en las mejores condiciones, los conductores deben incrementar la marcha en el menor tiempo posible para evitar interrupciones del empuje.
  • Velocidad: una constante y moderada garantiza la máxima eficiencia en los consumos.

En primer lugar, los eco-drivers no son más lentos que el resto de los conductores, sino todo lo contrario. De media la duración de los trayectos tiende a disminuir (aproximadamente el 3,3%), en  estrecha relación con el aumento de la velocidad media, que es de un 2,4%, incluyendo el tiempo que el vehículo está parado. De hecho, los eco:Drivers logran disminuir esos intervalos en un 13%.

Si en una ciudad como Madrid se lograrse un tráfico más fluido, con un aumento de la velocidad media de sólo 5 km/h, el el ahorro en emisiones de CO2 llegaría 9%.

La investigación confirma también que hay países en los cuales es más fácil aplicar las reglas del eco-driving. Por ejemplo, Alemania tiene la más alta velocidad media (34,3 km/h) y el más bajo tiempo medio de detención con el motor encendido (6 minutos por día). Los países con tráfico más denso parecen ser Italia y España, con velocidades medias alrededor de 31 km/h y detenciones no deseadas de 9/10 minutos al día.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *