Prueba Subaru Impreza WRX STI Sedan

Prueba Subaru Impreza WRX STI Sedán

Texto, prueba y fotografía por Román Allona.
Todos lo estábamos esperando. Vuelve el mítico WRX STI Sedán.

Los amantes de los deportivos lo estábamos esperando, ya teníamos el Impreza WRX STI, pero la versión Sedán transmite ese "algo" que todos deseamos.

Con el mismo motor, el BOXER 2,5 litros de 300 CV, el 2011MY WRX STI (así se le denomina) presume de ser el Impreza más rápido jamás construido.

No nos engañemos. Nada. Ni su enorme alerón trasero, ni su entrada de aire en el motor, ni las entradas de aire hacia sus pinzas de freno, absolutamente nada, se ha dejado al azar o está ahí con una finalidad estética.

Es un coche nada común y nada coloquial. Es un capricho, una máquina con la que disfrutar. Un coche para el domingo, ¡que no para los domingueros!

Exteriormente:

Con una longitud total de 4.580 mm, 1.795 mm de anchura y 1.470 mm de altura el Impreza WRX STI Sedán transmite una imagen de coche ancho y de líneas rectas, especialmente en su parte trasera.

Parte por parte:

Frontal:

¿Qué sería un Subaru sin su entrada de aire en al motor? Por supuesto este modelo la incorpora, pero no es la única. En la parte más baja también tendremos numerosas entradas creadas para la refrigeración, tanto del motor como de los frenos para asegurar un rendimiento óptimo.

Lateral:

Lo más destacable son las cuatro puertas y su poderoso alerón trasero. Por otro lado la diferencia entre las líneas redondeadas de la parte delantera y las mucho más rectas de la trasera también son destacables.

Los cristales traseros son tintados y acercan la imagen global del coche a su esencia japonesa.

Se incorporan llantas de aluminio de catorce radios y 18". Los neumáticos son de perfil bajo y unas dimensiones 245/40R18.

  Prueba Subaru Impreza WRX STI Sedan

Trasera:

El alerón cumple una funcionalidad estrictamente aerodinámica. La tercera luz de freno está instalada en la luneta trasera.

La parte superior de la parte trasera es más fina. Sin embargo la parte más baja incorpora un paragolpes que llega muy abajo y además monta numerosas entradas y salidas al igual que pasaba en la parte frontal. Ahí se insertan también la cuádruple salida de escape: dos a cada lado.

Interior:

Vamos ahora con su interior. Destacan aspectos deportivos como pueden ser los pedales de aluminio o los asientos deportivos, y más en detalle la zona de esferas en la que centrada tenemos la de rpm que alcanza las 8000 rpm. Tras la palanca de cambios tendremos el sistema de control del diferencial que permite cambiar el reparto de potencia entre los ejes delantero y trasero desde el 41:59 de base hasta bloquearlo. Estos son los únicos puntos que nos hacen sentirnos en un coche radical. Le falta una mayor diferenciación interior. Analizando parte por parte:

Las puertas incorporan un diseño básico, con aspectos mejorables como pueden ser el tirador superior o la parte central con la incorporación de los mandos de los elevalunas. No nos "dicen" nada.

El salpicadero mejora, en especial por el llamativo y deportivo cuadro de esferas con una tonalidad roja y en el que destaca la esfera de rpm en la parte central ayudándonos a apurar el cambio de marcha. El volante es multifunción e incorpora mandos para el control de crucero, equipo de audio y teléfono.

La parte central, incorpora plásticos de buen aspecto, lacados en algunas partes. Arriba del todo, en un pequeño LCD digital (un tanto anticuado) dónde tenemos información relativa al consumo medio o instantáneo, temperatura y hora. El equipo de sonido incorporado es una solución todo en uno táctil aunque bastante alejado en funcionalidad de una solución más específica. Más abajo los mandos del climatizador (no es bizona). La palanca de cambios y el mencionado control de diferencial junto con el freno de mano manual. En la parte derecha tenemos la guantera, nada destacable.

Interior Subaru Impreza WRX STI Sedan  

Habitabilidad interior:

El Subaru Impreza WRX STI Sedan homologa 5 plazas.

Su habitabilidad es similar a la que podríamos encontrar en cualquier berlina. Aunque la altura, tanto en la parte delantera, como en la trasera es un punto bastante notable y destacable. No existirán problemas de altura en personas de hasta 2.00m.

Todos los asientos, tantos los delanteros, como los dos traseros (los laterales) son de una anchura y comodidad elevada. La plaza central trasera es sólo utilizable en momentos puntuales. El espacio para las piernas es bastante bueno también.

La tapicería de los asientos es de cuero negro. En la parte delantera tenemos asientos deportivos con relieves laterales que sujetan bien el cuerpo, aunque tienen mucho más un enfoque para uso habitual que para uno verdaderamente deportivo (esto también los hace ser más útiles para un uso de día a día).

La totalidad de los mandos son accesibles fácilmente desde la posición de conducción.

La capacidad del maletero es enorme: 420 litros (no se abre desde afuera, sólo con llave del coche o con la palanca del suelo del conductor). En el subsuelo se incorpora rueda de repuesto de tamaño normal.

Impresiones de conducción:

¡Arrancamos!, giramos la llave, las agujas de todas sus esferas suben hasta la cota más alta y su motor de 2,5 litros y 300 CV despierta con un ligero bramido. No esperéis un sonido exageradamente ronco o incluso un petardeo, su imagen podría sugerirlo, pero todo es mucho más terrenal de lo que hubiésemos soñado.

Serán dos los momentos en los que oiremos el rugido del motor dentro del habitáculo: cuando lo acerquemos a la zona de corte y cuando arranquemos en menor manera. A un régimen de giro normal es bastante silencioso.

Comenzamos la marcha. Engranamos primera velocidad, lo haremos con contundencia y pisando el embrague con decisión. Tanto la palanca de cambios como el embrague nos exigirán esto: decisión y fuerza. Cada una de sus seis marchas "entrarán" con precisión milimética.

Vamos a acercarnos a nuestra zona de pruebas particular, zona de montaña, hasta la que el coche tendrá tiempo más que suficiente para coger temperatura. Un coche de este tipo es radical, pero también exige un cuidado especial. Tanto en el sistema de frenos como en el motor o la caja de cambios deberán de estar a punto.

¡Aquí estamos!. Comenzamos la subida. No hay límite de empuje. Nos transmite progresividad y un escalonamiento de marcha en marcha sin fin. Tras unas ligeras curvas llegamos a una cerrada a izquierda, dónde prácticamente la totalidad del apoyo del coche recae sobre el eje delantero. Sería la situación propicia para que el coche nos de un pequeño correctivo haciéndonos notar que vamos demasiado rápido, pero todo parece funcionar con tiralíneas. Reduzco a primera para acelerar con contundencia hasta el momento de que el chivato (en forma de luz y de pitido) nos avisa de que es el momento óptimo para subir una velocidad más.

En un visto y no visto alcanzo los 90km/h en segunda antes de que el chivato vuelta a avisarnos una vez más cuando la aguja de rpm está situada sobre las 6200 rpm, pero demasiado tarde, nos vemos obligados a frenar con fuerza, notando la potencia de los frenos, y volver a insertar primera para un giro a derecha. Proseguimos nuestra particular escalada.

Comparándolo con la versión de 5 puertas (Prueba Impreza WRX STI), la versión Sedán es mucho más fiel en giro, evitando ese ligero deslizamiento del eje trasero de la versión compacta y permitiendo "jugar y apostar" mucho más fuerte. Para ello se ha reconfigurado el chasis con suspensión reajustada que presenta muelles de mayor rigidez, barras estabilizadoras más gruesas y nuevos cojinetes (Tipo MacPherson invertido delante y Tipo doble horquilla detrás). Se nota.

Hablando en cifras: No creo que te encuentres con muchos coches capaces de plantarte cara, una aceleración desde parado hasta los 100km/h en 5,2 segundos es una cifra explosiva, incluso más de medio segundo inferior a coches de su misma categoría como podría ser el Focus RS (Prueba Ford Focus RS).

El empuje para esta máquina se genera a las 4.000 rpm con un par motor máximo de 407 Nm y su potencia máxima de 300 CV se obtiene a las 6.000 rpm.

Igual de importante que la aceleración es el equipo de frenos. En el Impreza WRX STI se montan frenos Brembo con discos ventilados con pinzas de 4 pistones en el eje delantero y sistema de frenos Brembo con discos ventilados con pinzas de doble pistón en el eje trasero. Como ya dije de potencia y rendimiento muy destacables.

La dirección es de piñón cremallera y será del todo útil para el cometido de este coche.

Aunque pocas veces lo verás encendido en el cuadro de esferas se incorpora un indicador de marcha recomendada para "ahorrar", si no te puede la sensación de aceleración, algo de gasolina. No cuenta Start&Stop.

Su peso es de 1.505 kg.

El SI-DRIVE (Subaru Intelligent Drive), que encontramos tras la palanca de cambios, permite modificar el tren de transmisión en tres posiciones:

  • Modo inteligente (I): En este modo, la generación de potencia del motor es más gradual al pisar el acelerador. También se activa un indicador de cambio a marcha superior, para conseguir un mejor consumo.
    Este modo es recomendable cuando se necesita un control preciso del acelerador, como al circular por un carretera con mucho tráfico. Si pisamos más el acelerador salimos del modo inteligente y conseguimos el máximo nivel de potencia.
  • Modo Sports (S): En este modo, el pedal del acelerador es más sensible y la generación de potencia del motor es más lineal.
  • Modo Sports Sharp (S#): Es el modo más radical, genera potencia instantánea al pisar el acelerador. Se recomienda para conducción en circuito o en cualquier otro tipo de deporte del motor.

También tenemos control sobre el diferencial autoblocante (LSD delantero helicoidal y LSD trasero Torsen) para controlar el reparto de potencia entre los ejes delantero y trasero:

  • Modo AUTO: El modo por defecto.
  • Modo AUTO +: Aumenta la potencia bloqueante del diferencial central para maximizar la tracción. Recomendado para circular por carreteras con firme resbaladizo.
  • Modo AUTO -: Disminuye la potencia bloqueante del diferencial central para conseguir mayor maniobrabilidad. Recomendado para circular por carreteras secas y con buen agarre.
  • Modo MANUAL: Permite un ajuste en seis niveles de la potencia del diferencial central. Está ecomendado para uso en competición, es poco intuitivo.
Como último punto configurable tenemos tres modos de tracción:
  • Normal: Con ABS, Control de tracción y control de estabilidad
  • Traction: El control de tracción y el control de estabilidad es más permisivo.
  • OFF: Todo se desactiva menos el ABS.

-Ciudad:

Su tamaño lo hace utilizable en ciudad al igual que cualquier berlina, aunque su potencia (excesivo consumo) y su dureza de embrague y palanca de cambios limitarán su comodidad.

La dureza de suspensiones no es exagerada y no lo hacen incómodo para uso cotidiano.

-Carretera y autovía:

La estabilidad es total.

Los adelantamientos, con sus 5,2 segundos en el 0 a 100 serán un visto y no visto.

Seguridad:

Equipa doble airbag SRS, airbags SRS laterales y airbags tipo cortina, además de cinturones de seguridad con 3 puntos de anclaje en los
asientos traseros.

Además los bastidores cuentan con refuerzo en forma de anillo.

Aunque el Impreza WRX STI no haya sido sometido al test EuroNcap el Impreza obtiene 4 estrellas (84% en adultos, 73 en niños, 72 en peatones y 52% en elementos de seguridad).

Consumos:

El consumo medio es de 11 litros en un uso habitual. A velocidad de crucero en autovía, a una velocidad de 100 km/h podremos lograr medias de 8,0 litros / 100 km.

Según la marca:

  • Consumo urbano (l/100 km) 14,1
  • Consumo extraurbano (l/100 km) 8,4
  • Consumo medio (l/100 km) 10,5
  • Emisiones de C02 243 gr/km

El deposito de combustible tiene una capacidad de 60 litros.

 

Encuentro mejorable:

  • Interior básico y con pocos toque deportivos.
  • Navegador prefabricado.
  • Luz interior en parte central, poco útil para visibilidad delantera.

Me ha encantado:.

  • Comportamiento dinámico.
  • Amplitud interior (sobretodo altura).
  • Imagen agresiva
  Prueba Subaru Impreza WRX STI Sedan

Motorizaciones:

Gasolina:

  • Subaru Impreza WRX STI 2.5 300 CV - 46.170,70 €
  • Subaru Impreza WRX STI Sedan 2.5 300 CV - 43.445,27 €

Como resumen general:

El Subaru Impreza WRX STI Sedán es un pura sangre, no sólo por su imagen exterior marcadamente agresiva, si no por su fulgurante motor Boxer de 2.5 litros y 300 CV que le empujan hasta los 100 km/h en 5,2 segundos.

La parte menos trabajada del conjunto es el diseño de su interior que es bastante básico.

Es un coche con el que podremos disfrutar a lo grande por zona de curvas debido a su excelente configuración dinámica. ¿Quieres conducir el Impreza más rápido jamás fabricado?

     
-Fotografías a mayor tamaño.