Prueba Renault Latitude 2.0 dci 150 CV

Prueba Renault Latitude 2.0 dCi 150 CV

Texto, prueba y fotografía: Román Allona.
¿Nos vamos de viaje?

El último lanzamiento de Renault ha sido el Latitude, un vehículo, que se sitúa por encima del Laguna.

Viendo su gran tamaño claramente nos damos cuenta que ha sido creado para ser un coche "viajero" y para que transmita comodidad al conductor.

Nuestra unidad de pruebas monta el económico propulsor diesel 2.0 dci de 150 CV asociado a una caja manual de seis velocidades. Sin duda esta será la motorización más vendida de nuestro mercado debido a la buena relación entre rendimiento y consumo.

El nivel de acabado es el Privilege.

Pasamos con la prueba parte a parte del modelo:

Exteriormente:

El Renault Latitude es una berlina de dimensiones generosas, su longitud total está cercana a los 5m, concretamente: 4.897 mm de longitud, 1.832 mm de anchura y 1.483 mm de altura.

Frontal:

El frontal es afilado y alargado, con una estética muy característica de la marca.

Su parrilla delantera tiene terminaciones lacadas en aluminio en la parte superior y nido de abeja negro en la más baja. Los faros direccionales bi-Xenón también marcan personalidad.

Lateral:

En su vista lateral tenemos la imagen típica de una berlina. Las luces de freno traseras "entran" ligeramente a formar parte también de esta vista, ya que se alargan de forma delicada ofreciendo una imagen moderna.

Las llantas multiradio incorporan unos neumáticos de 225/50 R17.

  Prueba Renault Latitude 2.0 dci 150 CV

Trasera:

Por último, la parte trasera es la más moderna y diferenciada. Cómo ya he dicho tenemos las luces de freno estilizadas en el extremo de la carrocería. En la parte central, el nombre del modelo, "latitude", sobre la placa de apariencia metálica que sigue las líneas que parecen formar los faros.

Por último, en la parte inferior derecha tenemos el tubo de escape con terminación metálica.

Interior:

Dando paso a su interior nos encontramos con una imagen general de calidad en diseño y materiales utilizados. En prácticamente la totalidad del habitáculo se han utilizado materiales blandos y de buen tacto. Los ajustes son destacables también. El diseño se ha realizado con líneas rectas y terminaciones en cuero.

Analizando ahora parte por parte: La puerta incorpora un tirador metálico, terminaciones en cuero y en la parte más baja, plástico más duro.

La parte más floja del interior es su volante que es escaso en funciones. Incorpora los mandos del audio y del teléfono en una maneta en la columna de dirección en la parte derecha y el botón de fijar la velocidad del control de crucero está en la parte delantera de la palanca de cambios.

Mención especial merece su cuadro de agujas y en especial la pantalla LCD a color, con una indicación completa y moderna en el cambio de pantalla a pantalla de su LCD a color. En ella podremos ver indicaciones sobre consumos, autonomía, marcha recomendada, regulador de velocidad...

De abajo a arriba tenemos la pantalla a color que integra el sistema de audio y el de navegación, firmado por Tomtom (funcionamiento perfecto), también actúa de visor de la cámara de parking trasera. El manejo del sistema por medio del joystick central (tras la palanca de cambios), táctil hubiese sido una mejor solución, y cómo guinda final, una pantalla más grande también hubiese sido de agradecer.

Más abajo tenemos el sistema de gestión de la calidad del aire mediante un ionizador bi-modo y el doble difusor de fragancia. Debajo el sistema de radio y el climatizador bizona.

   
Interior Renault Latitude 2.0 dci 150 CV  

Habitabilidad interior:

El Renault Latitude homologa 5 plazas.

No existen problemas de altura en la parte delantera, y tampoco en la trasera, la anchura también es elevada y el espacio para las piernas detrás es también digno de alabar. La plaza central es de tamaño inferior a las de los laterales.

El asiento del conductor es eléctrico y cuenta con función de masaje. Con esto aseguramos que recorrer kilómetros y kilómetros a bordo del Latitude o estar en enormes retenciones se lleve de una forma mucho más relajada.

La totalidad de los mandos son accesibles fácilmente desde la posición de conducción.

Nuestra unidad también cuenta con techo de cristal, eléctrico en la parte delantera y fijo en la trasera.

El volumen del maletero es de 511 dm3 VDA / ISO (477 dm3 con rueda completa de repuesto, incluida llanta de aleación en Privilège e Initiale, en la gama española),

Impresiones de conducción:

Llegamos a analizar el comportamiento dinámico del Renault Latitude: Me abrocho el cinturón y presiono el botón de arranque, meto primera y el freno de mano eléctrico se desacopla automáticamente. Cuando apague el coche también se fijará automáticamente (pudiéndolo quitar o poner de forma manual si así lo deseamos).

La sonoridad interior es baja, inferior a la gran mayoría de las mecánicas diesel. El aislamiento del habitáculo está bien trabajado.

Tenemos un motor diesel 2.0 dCi de 150 CV asociado a una caja manual de 6 velocidades, un motor de 4 cilindros y 16 válvulas que pretende ser la versión más acorde entre rendimiento y consumo.

La potencia máxima, de 150 CV, se logra a 4000 rpm, y el más que notable par máximo de 340Nm a 2000 rpm. Cómo es normal en las mecánicas diesel, a bajas rpm el empuje es sensiblemente inferior. A pesar de ello, en el caso del Latitude la linealidad del motor no se ve alterada por la entrada del turbo, si no que toda la entrega de potencia se realiza de forma mucho más natural.

En cifras, la vel. máxima de este modelo es de 210km/h con una aceleración desde parado hasta los 100km/h en 10"30 seg.

El esquema de suspensiones incorpora Mac Pherson en el tren delantero y multi-brazo en el trasero. La dureza de amortiguación es blanda lo que lo hará muy cómodo para viajar y recorrer kilómetros y kilómetros, pero lo limitará sensiblemente en reacciones dinámicas deportivas.

Debemos de tener claro que la configuración del Latitude ha sido calibrada para ofrecer la máxima comodidad al conductor en viajes y he de decir que ahí responde excelentemente, parece que el coche vaya sin tocar la carretera debido a la tan notable suavidad de rodadura y de desplazamiento.

Si lo forzamos en curva, vemos que el chasis responde a nuestras exigencias, pero la carrocería tiende a balancearse ligeramente por las suspensiones tan blandas.

Los frenos, que responden conforme lo esperado, son de disco ventilados, con unas dimensiones de 296mm en el eje delantero y de 300mm en el trasero.

La dirección, asistida eléctro-hidráulica, también es cómoda de uso. El tacto de la palanca de cambios es cómodo y fácil de accionar.

El peso en vacío es de 1535kg.

-Ciudad:

Incorpora de indicador de marcha recomendada.

Su tamaño, de casi 5m limitan algo más su uso en ciudad que otro tipo de berlinas, pero tampoco es preocupante.

-Carretera y autovía:

Estabilidad en carretera completa.

Prima la relación rendimiento/consumo.

Seguridad:

Cómo elementos de seguridad incorpora: ABS y Sistema de Asistencia a la Frenada de Emergencia (SAFE) y Control dinámico de estabilidad ESP .

Airbags frontales y laterales delanteros de tórax y de pelvis, Airbags de cortina delanteros y traseros.

En las plazas traseras incorpora sistema de fijación Isofix en las plazas laterales

Consumos:

El consumo medio es de 6,8 litros en un uso habitual. A velocidad de crucero en autovía (110km/h) podremos lograr medias de 5,2 litros.

Según la marca:

  • Consumo urbano (l/100 km) 7
  • Consumo extraurbano (l/100 km) 4,6
  • Consumo medio (l/100 km) 5,3
  • Emisiones de C02 140 gr/km

El deposito de combustible tiene una capacidad de 70 litros.

 

Encuentro mejorable:

  • Suspensión demasiado blanda, limita la deportividad
  • Volante poco multifunción
  • Pantalla de navegador pequeña y no es táctil

Me ha encantado:.

  • Comodidad de conducción en carretera
  • Habitabilidad interior
  • Calidad de materiales
  Prueba Renault Latitude 2.0 dci 150 CV

Motorizaciones:

Gasolina:

  • 2.0 16V 140

Diesel:

  • 2.0 dCi 150 - 27.300,00€
  • 2.0 dCi 175
  • 2.0 dCi 175 Auto.
  • 3.0 V6 dCi 240 Auto.

Como resumen general:

El Renault Latitude es una berlina de gran tamaño con grandes dotes de "recorre kilómetros".

Tiene una configuración dinámica orientada fijamente a viajar y para hacerlo de forma cómoda incorpora sistemas opcionales como son los masajes en sus asientos o el ionizador, que junto con la suave suspensión hagan los viajes y la conducción de este modelo una tarea cómoda.

El tamaño general del coche es grande lo que se transmite también a su espacio interior. Esto, cómo punto negativo resta dinamismo deportivo al coche.

-Fotografías a mayor tamaño.