Prueba Peugeot RCZ

Prueba Peugeot RCZ 2.0 HDi 163 CV

Texto, prueba y fotografía por Román Allona.
Con clase y estilo.

El Peugeot RCZ es un coupé con identidad propia: moderno, deportivo y con mucha clase.

Con un llamativo estilo francés el RCZ atrae miradas y es la apuesta de la firma del león por un mercado muy selecto.

La unidad que tengo en mis manos monta un motor diesel de 163 CV mostrándonos que la economía de combustible no está reñida con la imagen y el comportamiento deportivo.

Exteriormente:

El RCZ es un coche estiloso y llamativo desde su parte frontal hasta su parte trasera.

Frontal:

El frontal del RCZ mantiene la seña de identidad de Peugeot. Tiene la típica boca de tiburón en su parte más baja y unos poderosos focos delanteros bixenon direccionables con rasgos felinos. Los antiniebla están integrados en el extremo de la carrocería y con unas líneas bien definidas.

Lateral:

Estilizado no sólo por imagen, si no también por comportamiento. Su arco superior de aluminio marca los límites de altura de este coupé de sólo dos puertas que parece estar diseñado buscando la integración con el viento. Las llantas multiradio de aleación de 18" culminan su imagen deportiva.

Trasera:

Su parte trasera es redondeada y alargada, queriendo ayudar una vez más al RCZ a partir el viento. Mención destacada merece el enorme cristal trasero con un doble abombamiento para mejorar algo la habitabilidad de las plazas traseras que nos permite una muy buena visibilidad trasera. Su tubo de escape tiene una doble salida metalizada en su lado izquierdo.

  Prueba Peugeot RCZ

Por último incorpora un pequeño alerón móvil que se despliega en dos posiciones en función de la velocidad del coche. La primera posición (19°) se abre a más de 85 km/h (y se repliega de nuevo por debajo de 55 km/h) mientras que la segunda (34°) se abre más allá de 155 km/h (y vuelve a la posición 1 al bajar de 145). También lo podemos activar diréctamente presionando el botón de su interior.

Sus dimensiones: Largo 4,287mm, Ancho 1,845 / 1,958 / 2,107 (Anchura de la carrocería / con retrovisores plegados / desplegados) y Alto 1,359mm

Pesa 1.297 Kg.

Interior:

Abro su puerta y me sorprendo gratamente de la muy buena calidad interior. En su puerta se ha utilizado la piel blanca como recubrimiento en su parte superior, la piel negra en su parte media y el aluminio para la manilla. En la parte inferior tenemos plástico algo más duro.

En salpicadero también está recubierto de piel en su parte superior y llegando hasta la columna central a la altura de la palanca de cambios. Los mandos centrales, donde tenemos el sistema de audio-navegación y de climatización se han insertado sobre un plástico brillante dando una muy buena imagen general. En la parte más baja o la que continúa la columna lateral tras la palanca de cambios utiliza plástico más o menos duro según la zona. Sus pedales son de aluminio.

Interior Peugeot RCZ  

A la altura del freno de mano tenemos una salida de 12V, el botón para desplegar el alerón trasero y los mandos del ordenador de abordo. Entre las dos salidas de climatización central tenemos un bonito reloj de agujas que da clase a su interior. La desconexión del ESP o el botón del sensor de parking se encuentra bajo el reloj.

El cuadro de esferas tiene una indicación completa, desde las rpm del giro del motor, hasta su velocidad, sin olvidarnos de al temperatura o la aguja de combustible. En el pequeño LCD central tenemos la autonomía, el consumo medio, la velocidad media...

Mala configuración de los mandos en el volante, al igual que en todos los Peugeot, no están insertados en el mismo, si no que se ha utilizado la segunda palanca en la parte izquierda desde la que manejamos el equipo de audio y otra en la derecha para el control de velocidad.

La radio CD MP3 WIP Sound integra, de serie en el RCZ, el WIP Bluetooth. Incluye USB, une conexión Jack, la función streaming audio, y un kit manos libres compatible con teléfonos Bluetooth.

En su maletero tenemos un kit antipinchazos.

Habitabilidad interior:

El RCZ es un coupé 2+2, dos plazas delanteras y otras dos traseras.

Los asientos utilizados en su parte delantera son backet eléctricos con memoria y de piel. Son cómodos, ámplios y con muy buena sujeción lateral. Se pueden inclinar, mover hacia adelante y hacia atrás.

La posición de conducción es muy baja, muy enfocada hacia un uso deportivo.

El acceso a sus plazas traseras está bastante limitado. Los asientos delanteros se reclinan de forma manual, pero el desplazamiento lateral es eléctrico y es lento.

En su parte trasera tenemos otras dos plazas. Estas plazas son totalmente simbólicas, ya que ni el espacio para las piernas ni la altura (por mucho que se haya intentado mejorar con el abombamiento del cristal) son adecuadas para un uso normal. Si por alguna emergencia las necesitamos las tendremos, pero para poco más que un niño muy pequeño nos serán realmente útiles.

El apoya brazos lateral está bien situado y no molesta al cambiar de marcha.

El volumen de su maletero es de unos generosos 384 litros de capacidad, ampliable hasta los 760 litros abatiendo los asientos. Tiene kit antipinchazos en vez de rueda.

Impresiones de conducción:

Este RCZ es el único motor diesel dentro de la gama. Tiene 2.0 litros HDi con filtro de partículas y 163 CV.

Mucha gente, entre los que me encuentro, les hubiese parecido un delito incorporar una mecánica diesel a un coche con estas características o esta orientación deportiva. Pero una vez lo tienes en tus manos tu mentalidad cambia y te das cuenta que una mecánica diesel puede sacar todo lo que este RCZ puede ofrecernos. Además, no tendremos que dejarnos la cartera en combustible.

La orientación del RCZ es deportiva, es un coche para divertirte, tanto por su pequeño tamaño como por su altura respecto al suelo. El motor debería de permitirnos sacar lo máximo de su chasis y el diesel (siempre teniendo en cuenta la relación prestaciones-consumo) puede ser muy válido para este enfoque.

Sus 163 CV desarrollan su máximo de potencia cuando su turbo, de geometría variable, sopla a 1,70 bar, obligando al motor a girar a 3750 rpm. Pero mucho antes, a las 2000 rpm, ya contamos con un generoso par máximo de 340 Nm que está disponible hasta los 3000 rpm. En este motor se ha cuidado la respuesta a bajas rpm (a cotas inferiores a las 2000 rpm) y no nos encontramos tan faltos de potencia como en otros motores diesel.

Comprobando la aceleración de este RCZ comienzo a rodar en primera velocidad hasta los 40km/h, cambio a segunda cuando rozo los 80km/h y 4.500 rpm. Cuando alcanzo los 100 km/h han pasado 8,2 segundos. El corte de inyección se produce a las 5.100 rpm.

La gestión de este motor se realiza con una caja manual de seis velocidades. Sus marchas engranan con mucha facilidad y el espacio entre una y otra es corto permitiéndonos unos cambios rápidos muy importantes en conducción deportiva. Si circulamos a 100km/h en sexta velocidad la aguja de revoluciones se sitúa en las 1800 rpm, es fácil y cómodo de conducir.

La dirección del RCZ es de dureza variable en función de la velocidad del vehículo, de la velocidad de rotación del volante y de la temperatura del aceite de dirección. Esto, junto con su bajo centro de gravedad nos permite un control del coche muy alto, justo lo que buscamos en un deportivo.

Lamentablemente la configuración del ESP es más intrusiva de lo que hubiése deseado. Da muy poco margen de juego. Si queremos forzarlo en curva primero nos limitará el giro de las ruedas traseras a la mínima de balanceo y posteriormente actuará en el eje delantero. La solución fácil es desactivar el ESP, pero entonces deberemos de ser nosotros quienes marcamos los límites.

El sistema de frenado se compone de discos ventilados con unas dimensiones de 302 mm de diámetro y 26 mm de grosor en el eje delantero y de discos de 290 y 12 mm en el eje trasero. Su capacidad de frenado es buena y mantiene la dirección sin balanceos. Las dimensiones de los neumáticos es de 235/45 R 18.

Hablando de suspensiones, el eje delantero (es tracción delantera) es de tipo McPherson con una barra estabilizadora y el eje trasero es de barra estabilizadora. Su dureza es normal y la altura del coche respecto al suelo no limita su paso por badenes o demás altibajos más que lo hace un coche normal.

El diesel 2.0 163 CV equipa el Gear Shift Indicador que recomienda visualmente al conductor el mejor momento para cambiar de marcha para optimizar el consumo de carburante y las emisiones de CO2.

-Ciudad:

Su escalonamiento de marcas, su dirección variable y su motor diesel lo hacen un coche cómodo y económico para un uso en ciudad.

-Carretera y autovía:

El asentamiento del vehículo a altas velocidades es muy bueno, circularemos a velocidades muy superiores a las legales sin apenas darnos cuenta.

Para adelantamientos tenemos una respuesta muy buena.

El consumo en autovía es realmente bajo.

Seguridad:

El RCZ dispone de 2 airbags frontales, 2 airbags laterales y 4 cinturones de seguridad de 3 puntos de anclaje.

Además también monta fijaciones Isofix de tres puntos de anclaje en las dos plazas traseras para sillitas infantiles.

Peugeot desplegará en 2010, sin sobreprecio y en toda la gama RCZ, los servicios Peugeot connect SOS (llamada de emergencia) y Peugeot Connect Assistante.

Consumos:

El consumo medio (Diesel) durante la prueba ha sido de 6,5 litros. A una velocidad media de 100km/h el consumo medio registrado ha sido de 4,5. Y en conducción extrema el marcador de consumo no sobrepasaba los 8 litros.

Según la marca:

  • Consumo urbano (l/100 km) 6,8
  • Consumo extraurbano (l/100 km) 4,5
  • Consumo medio (l/100 km) 5,3
  • Emisiones de C02 139 gr/km

El deposito de combustible tiene 55 litros y nos ofrece una autonomía de aproximadamente 840 km.

 

Encuentro mejorable:

  • Acceso a plazas traseras y habitabilidad muy baja.
  • Posición de los mandos del audio y del control de velocidad en al columna de dirección
  • Utilización del navegador.

Me ha encantado:

  • Comportamiento y consumo.
  • Calidad interior.
  • Capacidad de su maletero
  Prueba Peugeot RCZ

Motorizaciones y precios:

Gasolina:

  • 1.6 l THP 156 CV Manual 6 27.950€
  • 1.6 l THP 156 CV Automático 6 29.850€
  • 1.6 l THP 200 CV Manual 6 30.900€

Diesel:

  • 2.0 l HDi FAP 163CV Manual 6 30.900€
El precio de la unidad de esta prueba es de aproximadamente unos 39.000€ con el pack sport, cuero integral, vision, confort, Hifi JBL y WIP com 3D.

Como resumen general:

A pesar de su orientación deportiva el RCZ es un coupé muy fácil y cómodo de conducir y plenamente apto para un uso habitual.

Nuestra unidad además incorpora la motorización diesel que ofrece un consumo reducido junto con 163 CV.

La mayor pega es la habitabilidad de sus plazas traseras, casi podríamos considerarlo como un coche biplaza, aunque para emergencias tendremos la posibilidad de utilizarlas.

     
-Fotografías a mayor tamaño.

11 Comments

  1. […] acceder a la prueba completa pinchando aquí: Prueba Peugeot RCZ o sobre la foto. Sin comentarios » Compartir en Facebook sas_pageid='18727/134098'; // […]

  2. MiNeRoLoKo dice:

    Por dios, con ese freno de mano te sacas un ojo

  3. jajajajaja, tampoco me pareció nada de otro mundo, pero ahora que lo veo en al foto la verdad que es muy muy alto.

  4. Mulem dice:

    Me gusta mucho el diseño exterior.

  5. wet dice:

    Un gran coche y con un comportamiento impecable. Eso sí, lo prefiero con otras llantas que tiene en opción, las llantas semi negras por ejemplo.

  6. santiago_jer dice:

    Es un auto bonito, algo caro, si lo observamos bien tiene cierta reminiscencia audi, me refiero al TT. Je je y coincido con que es poco estético ese freno de mano.

  7. wolfman dice:

    creo que el unico brillo es que es economico , porque un deportivo que acelera en 7 o 8 segundos prefiero un 4×4 que es mas funcional

  8. yo mismo dice:

    Se han rellado con el freno de mano, tengo ese coche y no queda tan alto, seguro que no está calibrado como debiera o le han tirado con demasiada fuerza…

  9. chiqui dice:

    Me parece carisimo, y una vulgar imitacion del audi TT.
    Sin duda el freno lo del mano es que el coche se ha “empalmao”

  10. […] entregó ayer a los tenistas David Ferrer y Nicolás Almagro las llaves de los nuevos Peugeot RCZ (Prueba Peugeot RCZ), que utilizarán durante el año 2011, fruto del acuerdo de colaboración al que han llegado […]

  11. […] (Prueba Peugeot RCZ) anuncia su intención de establecerse industrial y comercialmente en el mercado indio. La marca […]