Prueba Lancia Delta
Prueba Lancia Delta
Texto y prueba por Román Allona. Fotografía por María Barrio.
Pasarela Italiana.

Dentro del segmento de las berlinas encontramos al Lancia Delta.

El diseño Italiano impregna la carrocería desde su frontal hasta su parte trasera.

Si al buen diseño exterior le añadimos una cuidada calidad interior y un buen comportamiento dinámico nos encontramos con un vehículo muy equilibrado.

El Delta conjuga los últimos avances en tecnología con un diseño clásico, llamado hoy en día... ¿retro?

Exteriormente:

El Delta es un vehículo llamativo, se trata de ese tipo de coches de los que todo el mundo tiene su propia opinión: ¿bonito o feo?, es diseño.

Lo que no cabe duda es que con su frontal afilado y estilizado es tan característico como su parte trasera redondeada y abombada.

En su frontal tenemos una característica parrilla de radiador con aire "retro" y a cada lado un faro con diodos LED.

Por su parte en la trasera volvemos a ver las luces de freno con tecnología LED, tanto en las laterales como en la gran tercera luz de freno.

Su lateral no trata de esconder su longitud, de hecho, parece medir más de los 4520 mm que declara su ficha técnica. (1797mm de ancho y 1499mm de alto).

Existen cuatro niveles de acabado: Argento, Oro, Platino, Executive y Premiere Collection. El de nuestras fotos es Platino.

Pesa 1.505 kilos.

  Prueba Lancia Delta

Interior:

En su parte interior sus asientos nos vuelven a recordar un diseño clásico, el resto del salpicadero tiene un diseño moderno y funcional.

En la columna central, de abajo a arriba, tenemos el freno de mano, su palanca de cambios de seis velocidades, su climatizador bizona y su sistema de audio-navegación con una pantalla táctil.

En los laterales de la pantalla tenemos botones relativos al sensor de parking, sistema de estacionamiento automático, configurar la dureza del volante o asistente de cambio de carril.

Su volante incorpora los mandos de audio, y teléfono. El control de crucero sale de la columna de dirección, obviamente no es la mejor forma ni la más fácil de utilizar.

Existen más de 1.000 configuraciones a medida.

Interior Lancia Delta  

Habitabilidad interior:

En su parte interior se nota una buena calidad en materiales y acabados, queda patente que nos encontramos dentro de la marca de lujo del grupo Fiat. Tanto las puertas como el salpicadero o asientos están muy bien terminados y ofrecen un tacto de calidad.

Una vez sentados al volante nos damos cuenta de que es justo en altura para personas de 1,90 como es mi caso, el diseño de su carrocería sacrifica este aspecto y no es recomendable para personas de más de 1,85m de altura.

Su parte trasera es ampliamente configurable, sus asientos se pueden inclinar más o menos. La anchura es suficiente para 3 personas y la altura es idéntica a la de las plazas delanteras.

Su capacidad de carga en el maletero es de 380 litros en posición normal y hasta 465 con los asientos traseros abatido

Está homologado para 5 personas.

Impresiones de conducción:

Nuestro Lancia Delta contaba con el motor de 2.0 MultiJet de 165 CV (Euro 5).

El motor Multijet de segunda generación incorpora mejoras que reducen el intervalo entre inyecciones de combustible lo que repercute directamente en unas menores emisiones de C02, que se sitúan en 139 gr/km, menor ruido en funcionamiento y menor consumo, una media de 5,3 l/100 km. Partió del primer sistema Common Rail.

Dejando a un lado el apartado técnico nos encontramos con un vehículo grande, aunque su tamaño no limita su comportamiento.

Su motor, de 2000cc funciona con gasoleo y ayudado de una caja manual de seis velocidades permite al Delta alcanzar una velocidad máxima de 214 km/h tras lograr una aceleración desde parado hasta los 100km/h en 8,5s.

Hablando de rpm, la potencia máxima, de 165 CV se produce cuando la aguja de giro roza las 4000 rpm, por su parte su par motor máximo de 360 Nm se entrega a 1750 rpm, que es también la zona donde notamos la entrada del turbo.

Las marchas entran con suma suavidad en cualquiera de sus posiciones.

Su comportamiento dinámico es del todo estable y noble.

De hecho, si intentamos forzarlo en curva notamos como el eje trasero es totalmente fiel a la trayectoria que imprimimos desde el volante, nos da la sensación de estar soldado al asfalto, de ser imposible de desestabilizar.

Como es de esperar, si no es la trasera la que desplaza será la delantera, y así es, en el Delta, es el tren delantero, el encargado de transmitir la potencia del motor al asfalto, el que nos imprime los límites en nuestras ansias de juego al volante. Aunque estos límites son inalcanzables en conducción normal y si nos sorprenden podremos controlar la trayectoria sin ningún esfuerzo.

El Lancia Delta incorpora suspensión electrónica de amortiguación variable con suspensión delantera Independiente de tipo McPherson con resorte helicoidal y barra estabilizadora y suspensión trasera Semi-independiente con Brazo tirado, eje transversal de torsión, resorte helicoidal y barra estabilizadora. Hablando en castellano: notamos una dureza de amortiguación intermedia, acorde para un uso cotidiano, absorbe muy bien el mal estado de la carretera.

El sistema de frenos responde con un tacto firme y es suficiente para un uso habitual.

Nuestra unidad de pruebas incorpora multitud de sistemas de ayuda a la conducción:

Por ejemplo el sistema de aparcamiento semiautomático, que acciona el volante y tan sólo deja en manos del conductor la tarea de accionar el freno y el acelerador para completar así la maniobra. Aquí podéis ver un vídeo del funcionamiento de este sistema en un Audi A3.

Tras encender el sistema e indicar el lugar elegido para aparcar el sistema avisa al conductor de la presencia de un lugar de aparcamiento adecuado siempre que la longitud medida sea compatible con las dimensiones del vehículo (debe ser por lo menos de 5,30 metros). En esta fase, la velocidad máxima permitida es de 7 km/h mientras que, si quiere interrumpir la intervención del sistema, basta con retomar el control del volante. Funciona perfectamente.

Otro de los sistemas que incorpora el vehículo es el asistente de cambio de carril (Driving Advisor), que avisa al conductor en caso de acercarse involuntariamente al borde del carril. Este dispositivo permanece activo con el vehículo en marcha a velocidades de entre 65 y 180 Km/h, y el sistema envía un par al volante (4 Nm en línea continua, 2 Nm en línea discontinua) que avisa al conductor de que ha superado la línea que delimita el carril. Tras probarlo no creo que este sistema sea del todo útil, ya que esa fuerza incidida sobre el volante pasa prácticamente desapercibida.

En tema de seguridad el Delta incorpora airbag de rodilla para el conductor, airbag frontal conductor y pasajero, airbags de cabeza delanteros y traseros y airbags laterales delanteros.

-Ciudad:
Su bajo consumo en cualquier tipo de situaciones hacen al Delta un vehículo perfectamente utilizable en ámbito urbano.

Su practicidad es igual a la que nos ofrece cualquier berlina, no olvidemos que mide 4,5 metros.

-Carretera y autovía:
El asentamiento en carretera es del todo correcto.

Con su potencia circularemos y realizaremos adelantamientos sin el mínimo problema.

Consumos:

El consumo medio (Diesel) logrado durante la prueba es de 7 litros en mixto. Siendo realmente difícil sobrepasar los 7,8 aunque realicemos una conducción marcadamente agresiva.

Según la marca:

  • Consumo urbano (l/100 km) 6,9
  • Consumo extraurbano (l/100 km) 4,3
  • Consumo medio (l/100 km) 5,3

Con el deposito de combustible de 58 litros logramos una autonomía de aproximadamente 800 km.

 

Precio de extras:

  • Control de velocidad 320 €
  • Farox bixenon 790 €
  • Climatizador bizona 600 €
  • Pintura metalizada 400 €
  • Asistente de aparcamiento semiautomático 600 €

Encontramos mejorable:

  • Altura del puesto de conducción.
  • Situación del control de velocidad.
  • Navegador: buena información, pero mala utilización.
  Prueba Lancia Delta

Nos ha encantado:

  • Calidad de materiales.
  • Consumo.
  • Sistema de aparcamiento automático.

Motorizaciones:

Gasolina:

  • 1.4 Turbo Jet de 120 CV
  • 1.4 Turbo Jet de 150 CV
  • 1.8 Di Turbo Jet de 200 CV con cambio automático

Diesel

  • 1.6 Multijet de 120 CV
  • 2.0 MultiJet de 165 CV
  • 1.9 Twin Turbo MultiJet de 190 CV

Como resumen general:

El Lancia Delta es un vehículo llamativo, con gran cantidad de diseño italiano en su carrocería y buena calidad de acabados y materiales en su interior.

Su comportamiento dinámico es muy bueno, con un tren trasero que controla en todo momento la estabilidad del coche en conjunto y un motor, que en nuestra versión, la 2.0 Multijet de 165 CV nos ofrece rendimiento y bajo consumo.

Por la contra el aspecto mejorable será la altura de las plazas traseras y delanteras, que a partir de 1,90 es impracticable.

-Fotografías a mayor tamaño.
  • Blemer

    Me parece muy elegante este modelo, sobre todo me gusta el techo de cristal y la delantera del veiculo.

  • Pingback: Lancia en el salón de Ginebra 2010.()

  • Javi

    Me encanta el Delta. Sobre todo me gusta su interior, por el espacio que ofrece, la practicidad y versatilidad de la que puede presumir, y por la altísima calidad que aparenta para ser del segmento de los compactos.
    Luego hay que recordar que, siendo un modelo de principios de 2008, tiene una gran carga tecnológica y una cantidad de gadgets que hasta hace muy poquito no se veían en coches de su segmento(como por ejemplo, las luces de diodos Led tanto delante como detrás, el sistema de aparcamiento semi-automático, la suspensión regulable…).

    Lo único que estéticamente, aunque a mi me parece precioso, lo cierto es que no es un diseño que vaya a calar en un porcentaje amplio del público, y claro está, su precio no ayuda en este sentido. Pero vamos, este coche es para darle de comer a parte, muy bueno y muy bonito.

    Un saludo

  • Pingback: Lancia Delta 1.4 MultiAir Turbo de 140 CV()

  • Pingback: Lancia Delta Hardblack, coche oficial del festival de cine de Venecia.()