Prueba Honda CR-V 2.0 i-VTEC 150 CV

Prueba Honda CR-V 2.0 i-VTEC 150 CV

Texto, prueba y fotografía: Román Allona.
Equilibrio. Lo que buscas te lo da.

El Honda CR-V se presenta como la opción ideonea para los que buscan la comodidad que podría ofrecernos una berlina con las capacidades 4x4 y el diseño de carrocería que nos proporciona un todoterreno.

Disponible únicamente en dos motorizaciones, todas ellas con tracción inteligente 4x4, ponemos a prueba la versión gasolina de 150 CV (existe también la diesel de misma potencia), con una caja de cambios manual de 6 velocidades.

El acabado de nuestra unidad es el Elegance, el intermedio de la gama, y que exceptuando de navegador y bluetooth cuenta con todo lo necesario.

Vamos a analizarlo parte por parte:

Exteriormente:

El Honda CR-V ofrece una silueta exterior muy característica y moderna, especialmente en su parte delantera.

La anchura es de 2091 mm, la altura de 1805 mm y su longitud de 4575 mm. Su peso homologado en vacío es de 1.499 kg.

Frontal:

Su parte delantera es afilada y moderna, con unas grandes ópticas y sin dejar a un lado una protección de sus bajos para una conducción offroad. Esta imagen lo aleja de las líneas convencionales utilizadas en los todoterrenos y lo hacen más atractivo.

Lateral:

En sus 4,5 metros de largo incorpora 2 puertas y cristales tintados en la parte trasera. Su diseño ha sido creado pensando en ofrecer la máxima habitabilidad interior y su altura de carrocería lo permitirá.

Las llantas son de aleación de 18" y con neumáticos 225/60R18 que aumentarán su altura respecto al suelo con toda la comodidad que esto nos permite en conducción.

   Prueba Honda CR-V 2.0 I-VTEC

Trasera:

La vista trasera no es tan diferente o llamativa en diseño como lo es su frontal. Tenemos un portón que se amplia hasta la parte más baja y unas grandes luces de freno en su lateral. La salida de escape con el acabado "Elegance" es cromada, lo que junto con sus terminaciones en aluminio exterior le hacen ofrecer una imagen llamativa.

Interior:

Analizando el interior del Honda CR-V vemos que la calidad general de los materiales utilizados es buena, los ajustes y la combinación de los mismos también. Existen puntos diferenciadores como podrían ser el freno de mano al estilo avión, pero el salpicadero, en general, es de líneas rectas sin excesiva modernidad.

Analizando parte por parte comenzamos por las puertas, con un diseño en recto bastante normalito. No destacan en diseño y es la zona menos moderna del interior. Tiene unos tiradores básicos de apertura e inserciones de piel junto con la parte baja de plástico duro.

El volante es el punto más destacable, Honda ha tenido muy presente que todo lo necesario en conducción debe de estar cerca y el volante multifunción lo incluye todo. Tenemos el control de crucero, los botones del equipo de audio y los del ordenador de abordo.

El salpicadero incluye todo lo habitual, eso si con un diseño bastante sobrio y con pocas modernidades. Tenemos de arriba a abajo el equipo de sonido CD-MP3-USB, el climatizador bizona y la palanca de cambios. En la parte central, entre los asientos, tenemos los botones de los asientos calefactados y el freno de mano de tirador que es una bonita y diferente solución.

El cuadro de esferas es del todo completo, tenemos las esferas de velocidad y rpm analógicas y en digital el resto de la información como son temperatura del motor, combustible, consumos, velocidad media, autonomía...

   
Interior Lexus CT 200h  

Habitabilidad interior:

El CR-V homologa 5 amplias plazas, especialmente en su parte trasera. Gracias a su anchura ofrecen espacio real para 3 personas, a pesar de que como siempre, la plaza central es de menor dimensión que la de los extremos.

La altura y el espacio para las piernas es también significativamente amplio, tanto en la parte delantera como en la trasera.

La posición de conducción en un todoterreno es mucho más cómoda que la que nos ofrece una berlina por su altura respecto al suelo. La visibilidad es mayor y los asientos también ofrecen una posición más recta. Los asientos son cómodos e incorporan tapizado de cuero.

La capacidad del maletero es de 556 litros, y con la segunda fila de asientos plegada se amplía hasta los 955 litros. Incorpora neumático de recambio de 17" en caso de que pinchemos.

Impresiones de conducción:

Toca ahora hablar de las impresiones en conducción, que nos ha transmitido el Honda CR-V en la semana que he podido pasar con él. Como ya he dicho se trata de la versión gasolina, que aunque seguramente no sea la motorización más indicada para un coche de estas características nos ofrece la finura y progresividad típica de los gasolina. Su potencia es de 150CV con 2.0 litros de cilindrada.

El arranque es tradicional, por llave. Acoplado a este motor, tenemos opción de equipar una caja de cambios manual de 6 velocidades o una automática de 5. Nuestra unidad de pruebas, incorpora un cambio de 6 velocidades, muy cómodo en su funcionamiento. La aceleración homologada en el 0 a 100 km/h es de 10,2 segundos, una cifra media.

El par motor máximo, de 192 Nm se entrega a 4200 rpm, mientras que la potencia máxima, de 150 CV, se entrega a las 6200 rpm. La velocidad máxima homologada es de 190 km/h. Para ayudarnos a ahorrar combustible incluye un sistema de marcha recomendada en el cuadro de esferas.

La configuración de chasis permite una comodidad muy alta en conducción, con una respuesta muy noble en curva y un asentamiento en carretera total. Debido a la altura de carrocería podremos buscarle los límites en curva, pero los controles de estabilidad y tracción evitarán la perdida de la trayectoria. En rasgos generales el comportamiento dinámico es muy predecible y evitará sorpresas manteniendo todo bajo control.

Aunque el CR-V sea un coche más indicado a un uso en carretera que offroad sí incorpora tracción 4x4 inteligente. En condiciones normales el vehículo
utiliza la tracción delantera pero cuando detecta que las ruedas delanteras pierden tracción, patinan o giran libremente durante la conducción, activa de
forma automática la tracción de las ruedas traseras (sistema de doble bomba DPS), convirtiéndose en un vehículo 4x4.

Hablando técnicamente tenemos una suspensión de tipoMc Pherson en el eje delantero y de doble brazo oscilante en el trasero. La dirección es con asistencia eléctrica y es cómoda y suave para un uso habitual.

Los frenos responden conforme lo esperado, deberemos de tener siempre en cuenta las inercias derivadas de su tamaño. Se montan discosde 293mm delante y discos de 302mm detrás.

-Ciudad:

Su tamaño lo hace igual de útil para ciudad que una berlina, y su altura lo hará más cómodo en conducción. Su altura respecto al suelo nos permitirá pasar los molestos badenes sin problemas.

Incorpora sensores de párking delanteros y traseros lo que facilitará su aparcamiento.

-Carretera y autovía:

El asentamiento y la comodidad en conducción en carretera es total.

Su motor gasolina de 150 CV nos proporcionará una potencia suficiente, con un equilibrio entre prestaciones y consumo. Si queremos unos consumos aún más ajustados siempre podremos elegir la versión diésel.

Seguridad:

Cómo elementos de seguridad incorpora: ABS + EBD, Control de estabilidad y tracción, alerta de presión de neumáticos o control de estabilidad del remolque.

En airbags incluye de serie airbag y airbag lateral para conductor y acompañante, airbag de cortina en plazas delanteras y traseras y anclajes ISOFIX en los asientos laterales traseros.

No existen datos en el test de seguridad EuroNCAP para esta versión lanzada en 2010.

Consumos:

Durante la prueba, en un uso habitual el consumo medio ha sido de 8,5 litros, una cifra dentro de la media viendo sus dimensiones y su peso. Yo recomendaría la versión diésel.

Según la marca:

  • Consumo urbano (l/100 km) 10,5
  • Consumo extraurbano (l/100 km) 6,9
  • Consumo medio (l/100 km) 8,2
  • Emisiones de C02 190 gr.

El deposito de combustible tiene una capacidad de 58 litros de gasolina.

 

Encuentro mejorable:

  • LCD de la radio más actual. Incluso una pantalla a color no estaría de más.
  • Bluetooth solo disponible junto con el sistema de navegación.
  • Un toque más de modernidad en diseño en su salpicadero y puertas.

Me ha encantado:

  • Amplitud interior
  • Muy completo en equipamiento de serie
  • Aspectos diferenciados en su interior (por ejemplo freno de mano)
  Prueba Honda CR-V 2.0 I-VTEC

Motorización y precio (3/2012):

Diesel:

  • 2.2 I-DTEC Elegance Manual 6 vel. - 31.600 €
  • 2.2 I-DTEC Elegance Auto. - 33.200 €

Gasolina:

  • 2.0 I-VTEC Confort Manual 6 vel. - 27.900 €
  • 2.0 I-VTEC Elegance Manual 6 vel. - 29.600 €

Como resumen general:

El Honda CR-V se nos presenta como una opción más que válida para quienes busquen funcionalidad similar a la que nos podría ofrecer una berlina, con las cualidades de un 4x4 de carretera.

El equilibrio es el punto fuerte. El Honda CR-V, responde sin destacar a todo lo esperado de el, pero igualmente es muy difícil señalar puntos mejorables. Está en el punto medio de todo.

Se trata de un 4x4 para uso en carretera que no nos defraudará. Con el Honda RV no te vas a equivocar.

-Fotografías a mayor tamaño.