Prueba Ford Focus RS

Prueba Ford Focus RS

Texto, prueba y fotografía por Román Allona.
Un pacto con el diablo.

Lo confieso: Soy un pecador. He vendido mi alma al diablo. Me ofreció probar un Focus RS.

No acepté por su llamativo color verde eléctrico, ni por ser el primer Ford que tengo en mis manos..., lo acepté por que estaba triste y necesitaba oír música, la música de su turbo cuando sopla y resopla cada uno de sus 305 CV.

Nadie que no fuese un "enfermo del motor" compraría un coche como este.

Sólo os diré una cosa, después de conducirlo tendremos que saltar directamente a los rallys.

Exteriormente:

"Te mirarán con ojos de gacela", y no es un descapotable. Su color verde eléctrico es un color llamativo a más no poder. Es inevitable que nos etiqueten. Los que saben de coches se darán cuenta que es un RS, te perseguirán, girarán su cuello a tu paso y se quedarán boquiabiertos. Por la contra, los que ven a los coches como un medio de transporte pensarán que eres un macarra y que llevas un coche tuning. Pero como se suele decir... Ríase la gente mientras ande yo caliente.

Frontal:

El Focus RS destaca en su frontal por la combinación del verde Ultimate con el negro que vemos en su parte más baja y en sus retrovisores. La parte más baja del paragolpes delantero también expresa ira. Por su parte los faros de Bi-xenon además de acompañar estéticamente nos ayudarán a conducir más agusto. Y no olvidemos las mencionadas siglas "RS".

Lateral:

Su lateral mantiene la forma de sus hermanos los Focus "normales" a excepción del alerón trasero también negro. Analizando más detalladamente encontramos unas llantas de 19", dos puertas y unas branquias decorativas (sin agujeros y sin posibilidad de que ayuden a refrigerar los frenos o el motor. Sus lunas traseras son tintadas en negro.

  Prueba Ford Focus RS

Trasera:

Por si alguien no se había dado cuenta todavía que este coche no es una composición más o menos acertada de su propietario si no un vehículo diseñado por Ford desde el comienzo hasta el final los ojos se nos van a la parte baja donde tenemos un difusor y una doble salida de escape, una a cada lado que nos hacen ver que el coche debe de tener un muy buen motor.

El RS mide 1.842 mm en anchura, 1.497 mm de altura y 4.40 2mm de longitud

1.486 kg de peso.

Interior:

Muy bonito y llamativo por fuera, pero... ¿qué tenemos en su interior?

Una cosa tengo clara: No te vas a volver loco decidiendo extras. Sólo tenemos 3 para elegir: la alarma, el sensor de parking trasero y el navegador.

En su puerta se han utilizado plásticos buenos y otros no tan buenos. En la parte superior la calidad general es buena apoyada en gran medida por el forro en piel. En la parte inferior se han utilizado plásticos duros que disminuyen la calidad. En el salpicadero se ha optado, en su parte central, por una imitación a la fibra de carbono que nos vuelve a recordar que es un RS.

En la parte central del salpicadero, de arriba a abajo, tenemos las tres esferas (aceita, turbo, motor), sistema de audio MP3 con 8 altavoces, cargador de 6 CDs y Bluethoot, climatizador bizona, botón de desactivar el ESP, palanca de cambios, botón de arranque y freno de mano.

Mala configuración de los mandos en el volante, no están insertados en el mismo, si no que se ha utilizado la segunda palanca en la parte izquierda desde la que manejamos el equipo de audio. No tiene control de velocidad.

En su maletero tenemos un botiquín, un extintor y un kit antipinchazos (no tiene rueda tamaño normal de repuesto).

Interior Ford Focus RS  

Habitabilidad interior:

A pesar de ser de tipo backet sus asientos delanteros son grandes, tanto en altura como en anchura. Se pueden inclinar, mover hacia adelante y hacia atrás pero no subir o bajar de altura.

La comodidad no es la más alta como es normal, pero si la perfecta por su sujeción para una conducción deportiva.

En sus plazas traseras tenemos otras dos plazas (el total del coche son 4). Su anchura y espacio para piernas (la poca anchura del backet ayuda a tener más espacio atrás) es del todo correcta y pueden viajar dos adultos sin problemas.

El apoyabrazos lateral está muy bien situado.

El volumen de su maletero es de unos generosos 385 litros de capacidad.

Impresiones de conducción:

El campeonato mundial de Rally se instauró en 1973, poco después se presentó la insignia Rallye Sport (RS). Esta insignia rinde homenaje a legendarios coches de producción de alto rendimiento que empezaron con el RS1600 y evolucionaron hasta el Escort RS Cosworth, el Capri y el Sierra, hasta llegar finalmente al Focus que tengo en mis manos.

El turbo Borg-Warner K16 sopla a 1,4 bares frente a los 0,7 del Focus ST, la gestión electrónica, los colectores de admisión y escape, la cámara de combustión y los árboles de levas hacen que el Focus RS entregue unos rabiosos 305 caballos y 440 Nm de par a 2300 rpm. Pero... ¿Es una locura transmitir 305 CV y 440 Nm de par al eje direccional? Voy a comprobarlo.

Piso embrague, aprieto el botón de arranque y sus cinco cilindros en línea con 2.521 cm³ comienza a "bramar". He de ser sincero, no es un sonido ronco exagerado, pero sí con el típico silbido y sonido a metal del tubo de escape que nos hace sentir poderosos, ¡nos transmite ganas de jugar!

Que no nos lleve la emoción del momento, seamos pacientes y comencemos la marcha en "modo abuela" hasta que los indicadores de temperatura de aceite y de motor alcancen la cota óptima. Sí, en un coche como este también se puede conducir modo abuela, a muy poca velocidad y en cuarta marcha. Yo aprovecho para acercarme a mi zona de curvas de predilección. Está a unos 15 km, más que suficiente para que toda la aceite del motor esté a pleno rendimiento.

No voy a mentir, antes de llegar a esta zona he probado a zigzaguear un poco con el coche en una curva de descenso pronunciado a izquierdas que se cierra rápidamente a derechas. Aquí el Focus RS ya me avisa de que sus reacciones son muy bruscas con un pequeño culeo. ¡A esta bestia hay que domarla!. Tiene ESP, pero a no ser que estés muy fuera de trayectoria no lo verás. Me gusta, me gusta mucho.

Ya estoy en zona de guerra: recta prolongada, curva a derecha de bastante apertura, curva a izquierda cerrada, y así sucesión de curvas a izquierdas y derechas más o menos cerrada. El asfalto está seco. ¡Menos mal!.

¡Vamos al lío!, meto primera, suelto embrague buscando el límite de adherencia de los neumáticos delanteros, el control de tracción marca los límites y no deja que el coche patine. El RS comienza a moverse empujándome contra el asiento. Puedo estirar el cambio de marcha hasta las 6500 rpm, no dudes que lo haré. Música celestial: El silbido del tubo de escape representa toda la potencia del motor y más aun cuando alcanzamos los 60 km/h, la aguja toca los mencionados 6500 rpm, pisamos embrague y oímos el sonido que suelta el turbo al dejar de acelerar y engranar 2º marcha con la que llegamos hasta los 100km/h en 5.9 segundos. Sí, con sólo dos marchas alcanzamos los 100km/h y tenemos cuatro más!!.

Hablando técnicamente el RS cuenta con una suspensión delantera Macpherson conocida con el nombre de ‘RevoKnuckle’. Dicha suspensión funciona conjuntamente con un diferencial Quaife autoblocante helicoidal tipo Torsen. Este será el encargado de aguantar los 305 cv. La suspensión trasera independiente multibrazo es de tipo Control Blade, este sistema limita los movimientos horizontales y verticales de las ruedas traseras.

Ya he comprobado que en recta el coche aguanta lo que le eches y mucho más, no hay límites, y con un coche de este tipo es imposible ir despacio. ¿Pero cómo va en curva?

Tras la recta llega la primera curva, rápida pero perfecta para ver el subiraje o sobreviraje del coche. Giro a derechas su precisa dirección, intento juntar el morro al eje de la curva y contravolanteo un poco hacia la izquierda para forzar el coche a irse. El eje trasero aguanta a las mil maravillas y me permite seguir subiendo. Esta curva a izquierda me exige a reducir velocidad de forma drástica, bajar a 2º, volante a izquierda, tanteo con el pedal derecho y hundo el pie a fondo. Si no pierde tracción o me pega un trallazo ahora es que no me lo va a pegar nunca. La tracción la mantiene, pero el trallazo si se hace notar y me obliga a controlar toda la caballería. ¡Menudo juguete!, ¡Me siento piloto!

La suspensión es dura, transmite las irregularidades del asfalto, pero las hay más duras. No sería descabellado utilizarlo para un uso cotidiano.

El sistema de frenado incluye disco ventilados de 336 mm delante con pinzas de 60 mm de un solo pistón y disco ventilado de 302mm detrás. En caso de frenada de emergencia el coche mantiene fielmente la trayectoria. Las dimensiones de los neumáticos son 235/35 ZR 19.

-Ciudad:

Su enorme potencia nos permite engranar una marcha larga a pesar de ir a poca velocidad. Pero aun así el consumo roza los 15 litros a los 100km.

-Carretera y autovía:

El tacto de la dirección y su estabilidad a cualquier velocidad es completo. Es inevitable ir rápido con este coche. Sus aceleraciones son fulgurantes.

El consumo en autovía se mantiene muy ajustado.

Seguridad:

Entre los elementos de seguridad tiene: programa electrónico de estabilidad (ESP) , Frenos antibloqueo (ABS) y Asistencia a la frenada de emergencia (EBA) .

Cuenta con Airbags de conductor , copiloto y laterales tanto en plazas delanteras como traseras.

Consumos:

El consumo medio (Sin plomo 98) durante la prueba ha sido de 13-14 litros. A una velocidad media de 100km/h el consumo medio registrado ha sido de 7.5. Y en conducción extrema el marcador de consumo alcanza los 20 litros.

Según la marca:

  • Consumo urbano (l/100 km) 13,4
  • Consumo extraurbano (l/100 km) 7
  • Consumo medio (l/100 km) 9,4
  • Emisiones de C02 225 gr/km

El deposito de combustible tiene 62 litros. Con el lleno logramos una autonomía de aproximadamente 450 km.

 

Encuentro mejorable:

  • Calidad de algunos plásticos bajos.
  • Control de velocidad.
  • Consumo.

Me ha encantado:

  • Prestaciones y comportamiento.
  • Precio.
  • Imagen extremadamente agresiva.
  Prueba Ford Focus RS

Motorizaciones y precios:

Gasolina:

  • Focus RS 2.5 305 CV: 34.405€

Como resumen general:

El Focus Rs tiene poco de Focus y mucho de RS.

Sus 305 CV nos permiten alcanzar los 100 km/h en 5,9 segundos e incluso alcanzar los 263 km/h de velocidad máxima.

Después de este coche sólo tenemos los rallys. Su consumo se sitúa casi sin querer en los 14 litros a los 100 km.

Pero... ¿Te quieres divertir?

     
-Fotografías a mayor tamaño.

6 Comments

  1. […] En esta ocasión también corresponde a un coche de prensa que he tengo en mis manos y del que muy pronto podréis leer la prueba al igual que hice con el Ford Focus RS. […]

  2. […] Prueba Ford Focus RS Rabioso motor de 2.5 litros y 305 CV. ¿Es este el coche del diablo? Lo hemos puesto al límite. […]

  3. santiago_jer dice:

    Este auto es simplemente sensacional, a mi me atrae mucho el subaru impreza de rally, pero creo que este focus es mucho mejor, simplemente una maquina capaz de humillar a los conocidisimos mustang o camaro.

  4. ricky dice:

    Impresionante maquina. Un verdadero deportivo de pura raza. Espectacular.

  5. Luis Navarro dice:

    El RS, es un coche de excepción, lamentando que solo tengamos como color oficial el verde, he visto blancos en México, pero ninguno en azul, que hubiera sido aún mas extraordinario, creo que el objetivo de este coche son personas con pericia en manejo de autos deportivos, sin embargo puede conducirse muy aceptablemente a alta velocidad con mucho mejor comportamiento arriba de 180km/hr que un mustang, aún el modelo 2011, y en curvas, simplemente es imposible seguirle el paso con un pony car, yo creo que aún con la dureza de suspensión, único pero que encuentro en este auto, es digerible con lo gratificante que resulta su uso en el trafico de carreteras y sobre todo en zonas curvadas.

  6. Mario Carrera dice:

    Para mi gusto es el mejor auto de rally que ford a sacado a las calles ,
    solo basta escuchar el motor para creerlo.
    Si yo tubiera el dinero para comprarme este auto , no lo pensaba dos veces.
    No puedo describir algo sobre el manejo de este auto por que no lo he conducido pero lo que si puedo decir esque verlo en las calles causa he impone presencia.