Prueba Fiat 500C

Prueba Fiat 500C 1.3 Multijet 95 CV Start&Stop

Texto, prueba y fotografía por Román Allona.
Estilismo descapotado.

Tras la prueba del Abarth 500 tengo conmigo la versión cabrio del Fiat 500, el Fiat 500C.

Además de ofrecernos todo el estilo y diferenciación que nos ofrece este "pequeño" podemos optar por la versión descapotable, para ser aun más únicos.

El 500 es un coche con imagen clásica, que hoy en día llamaríamos retro, es por ello uno modelo especial. Indicado para cualquier persona amante de la moda o que quiera conducir un producto diferenciado, muy enfocado hacia el público femenino.

Mi unidad monta el motor 1.3 Multijet 16v 95 CV con sistema Start&Stop.

Exteriormente:

El Fiat 500 es por si sólo un coche llamativo y con un enfoque muy claro. La adecuación de sus líneas clásicas a nuestros días lo hacen de un coche resultón, un coche "IN".

Frontal:

El Fiat 500 C, al igual que el 500 tiene un frontal pomposo. En el destacan sus 6 focos redondos. Sus trazos exteriores también son redondeados y además en su frontal se insertan dos líneas metalizadas. Es un enfoque clásico y a la vez moderno.

Lateral:

Su lateral, de dos puertas, continúa la imagen redondeada de su frontal. Es un coche alto. Además en nuestra unidad de han añadido unos vinilos que pueden servirte para diferenciar tu Fiat 500 C del de los demás. Su capota es de lona, aunque mantiene el arco de las puertas, es una forma de descapotar peculiar. Nuestra versión incorpora llantas con 12 radios y neumáticos 195/45 R16.

  Prueba Fiat 500c

Trasera:

En su parte superior trasera es dónde encontramos las únicas diferencias frente a un 500 que no sea cabrio. Los ingenieros y diseñadores, obligados por la necesidad de la capota de lona, han incorporado un cristal trasero más pequeño. Disminuye ligeramente nuestra visibilidad.

Si descapotamos el coche la lona se recoge sobre el maletero, evitando disminuir el espacio de carga del maletero. Una buena solución. Si la capota está retirada y queremos abrir el maletero esta se elevará unos centímetros permitiéndonos abrir por completo.

El 500C mide 1627 mm en anchura, 1488 mm de altura y 3546 mm de longitud

Pesa menos de una tonelada, justamente 980 kg.

Interior:

Dando paso a su interior nos encontramos con una apuesta clara por el diseño Italiano y la diferenciación. El exterior en mi unidad de pruebas es gris, se ha conjugado con un interior "ambiente claro" que incorpora volante, mandos de climatización y sistema de audio en blanco lo que proporciona un contraste muy llamativo.

Analizándolo ahora parte por parte, su puerta es la zona menos trabajada en cuanto a diseño y materiales. Se han utilizado plásticos duros y trazadas rectas que rompen con las líneas redondeadas que vemos en la gran parte del coche.

En el salpicadero tenemos un diseño moderno y muy bien trabajado. Se han utilizado plásticos lacados que ofrecen una muy buena imagen. De abajo a arriba en la parte central tenemos el Sistema Blue&Me Nav táctil con navegación por mandos en el volante o introducción por voz, la Radio con reproductor de CD Mp3 de 4 altavoces + 2 tweeter, tres botones (City, para adecuar la dureza de la dirección a ciudad, intermitentes de emergencia y antiniebla, bajo esto tenemos el sistema de climatización bizona, los mandos de los eleva lunas y la palanca de cambio de 5 marchas + marcha atrás.

Mención especial merece su magnífico cuadro de agujas, único, y con mucha información. Tanto la aguja del velocímetro como la del cuenta revoluciones tienen un eje común. En la pantalla LCD central podremos ver indicaciones de temperatura del motor, combustible, consumos, autonomía, temperatura...

El volante es multifunción. Bien por permitirnos gestionar el sistema Blue&Me del coche (Teléfono, audio y navegación), y no tan bien sus botones que al ser tan lisos nos obligarán a quitar la vista de la carretera para saber cual presionar.

Interior Fiat 500c  

Habitabilidad interior:

El Fiat 500 C tiene un total de 4 plazas, dos delante y otras dos detrás.

Delante, aunque el coche es alto, los asientos, en su posición más baja están a una altura de 35 centímetros respecto al suelo del coche lo que limita sustancialmente la habitabilidad para personas de más de 1,80 o 1,85. Detrás, según quien conduzca, tenemos limitación de espacio de piernas, aunque su altura sigue siendo aceptable. Son más testimoniales que plazas realmente útiles.

La totalidad de los mandos son accesibles fácilmente, desde la posición de conducción. En un coche pequeño todo está cerca. Además se ha optado por insertar la palanca de cambios en la consola central, para tenerla más cerca del volante.

Capacidad del maletero VDA (dm3 ) mín./máx. 185/550

Impresiones de conducción:

Vemos que el 500C es un coche resultón y llamativo, un coche de moda. Pero no se queda sólo ahí.

Nuestra unidad incorpora el motor Multijet II (Diesel) 1.3 que tiene una potencia de 95 CV a 4.000 rpm y un par motor máximo de 200 Nm a 1.500 rpm.

En el exterior el sonido de su motor tras arrancarlo es el común de los diesel. Una vez cerrada la puerta el buen aislamiento lo hace del todo confortable.

Equipado con este motor, el 500C alcanza una velocidad máxima de 180 km/h y pasa de 0 a 100 km/h en 10,7 segundos. A pesar de no tener una potencia explosiva (para eso tenemos la versión Abarth 500C), el 500 C sigue siendo un coche muy divertido de conducir por su pequeño tamaño. Es muy manejable y nos transmitirá unas marcadas sensaciones de dinamismo al volante.

Esta motorización prima el consumo. Ofrece medias difícilmente superiores a los 5,8 litros a los 100. Pero por ello no es un coche perezoso o sin brío. El propulsor Multijet de segunda generación nos ofrece un par motor más que destacable (200Nm a 1500 rpm) que si sabemos estirar el cambio de marcha hasta la zona de 4000 rpm hará que nuestro coche responda con agilidad.

El escalonamiento de marchas del 500 C nos permite alcanzar los 40 km/h en primera velocidad, los 70 en segunda y los 100 en tercera. Por lo que vemos que si mantenemos este régimen de cambio el coche alcanza velocidad. Su asentamiento en carretera a cualquier tipo de velocidad es bueno, no se aprecian vibraciones y la dureza de la dirección es la adecuada.

Si lo utilizamos en ciudad el 500C, con nuestra motorización, incluye de serie el sistema Start&Stop, que apaga en coche en las situaciones en las que no sea necesario que esté encendido (cuando se está parado en un atasco o en un semáforo) y se enciende de nuevo solo cuando se emprende la marcha.

Las suspensiones son de dureza media-dura, esto junto con las llantas de 16" hace que debamos de pasar los badenes despacio.

La tracción es delantera y el sistema de suspensiones es de ruedas independientes tipo McPherson en el eje delantero y de eje torsional en el trasero.

Los frenos son de disco en el eje delantero y de tambor en el trasero. El coche mantiene perfectamente la dirección en caso de frenada de emergencia. Sin balanceos. Muy fiel en reacciones.

¿Qué tal las sensaciones sin capota?

La particularidad de esta versión es sin duda la posibilidad de circular a techo descubierto.

El techo de lona tiene tres posiciones de apertura (más o menos abierto).

El 500 C es un cabrio diferente. Como podéis ver en las fotos sigue manteniendo el arco superior de la carrocería aun cuando vamos descapotados, esto mejora su seguridad en caso de vuelco y también mejora su aerodinámica o ruidos al ir sin techo.

Es algo más parecido a un techo panorámico grande que a un cabrio completo.

-Ciudad:

Incorpora de serie el sistema Star&Stop, que junto con su pequeño tamaño hacen que la ciudad sea su modo de vida.

No nos olvidemos tampoco del botón "city" que adecua la dureza de dirección para facilitarnos aparcar o girar sin apenas fuerza.

-Carretera y autovía:

La estabilidad a cualquier tipo de velocidad es buena.

Si apuramos el cambio de marcha lograremos una cifra de aceleración bastante buena.

Seguridad:

Como elementos de seguridad cuenta con ABS + EBD. Airbag de conductor y pasajero, airbags laterales y airbag para rodillas.

Cinturones de seguridad delanteros con pretensor y anclajes isofix para niños en su parte trasera.

Consumos:

El consumo medio (Diesel) durante la prueba ha sido de 5 litros. Si realizamos una conducción marcadamente agresiva, a lo sumo logramos situar el indicador de consumo en 5,8 - 6 litros. En autovía el consumo es de 4- 4,5 litros a los 100 km.

Según la marca:

  • Consumo urbano (l/100 km) 5,0
  • Consumo extraurbano (l/100 km) 3,3
  • Consumo medio (l/100 km) 3,9
  • Emisiones de C02 104 gr/km

El deposito de combustible tiene 35 litros. Con el lleno logramos una autonomía de aproximadamente 702 km.

 

Encuentro mejorable:

  • Altura de sus asientos que limitan la habitabilidad en plazas delanteras.
  • Diseño del interior de sus puertas.
  • Espacio maletero y plazas traseras. Las tiene, pero son testimoniales.

Me ha encantado:

  • Consumo y prestaciones.
  • Imagen interior-exterior exclusiva, llamativa y de calidad.
  • Cuando se descapota tiene una imagen diferente a los demás cabrios. Nunca pierde su identidad.
  Prueba Fiat 500c

Motorizaciones y precios:

Gasolina:

  • 1.2
  • 1.4 16v

Diesel:

  • 1.3 Multijet 16v 75 CV
  • 1.3 Multijet 16v 95 CV Start&Stop

Como resumen general:

El Fiat 500 C es un coche con el plus de esclusividad que tiene un cabrio incorporado en un vehículo de moda.

Su motor diesel de 95 CV con sistema Start&Stop nos proporciona unos consumos realmente bajos.

Si no te conformas con ser uno más este es tu coche.

     
-Fotografías a mayor tamaño.

2 Comments

  1. […] 500 (Prueba Fiat 500C 1.3 95CV) es el primer modelo Fiat que utiliza esta nueva familia de motores. Con una potencia de 85 CV, […]