Prueba Abarth 500
Prueba Abarth 500
Texto y prueba por Román Allona. Fotografía por María Barrio.
La hormiga atómica.

Cualquier apasionado del motor conoce el Fiat 500 Abarth, bueno, hablemos con propiedad, el Abarth 500, porque no nos olvidemos que Abarth es una marca independiente a pesar de utilizar siempre modelos Fiat como base.

Este pequeño no es un utilitario, y no es un Fiat 500, es un pequeño deportivo, un capricho que solamente un apasionado del motor podría tener en su garaje.

Nadie imaginaría que un coche de estas dimensiones tiene bajo su capó un motor de 1.4 litros que desarrolla una potencia de 135CV, como era de esperar las sensaciones de conducción son incomparables a cualquier otro modelo del mercado.

Exteriormente:

Las dimensiones en su exterior son ligeramente superiores a un Fiat 500, 3657 largo, 1627 ancho y 1485 de alto. Aunque son las terminaciones racing las que marcan la diferencia de ser un coche de "niña buena" a uno de "chico malo".

En estas terminaciones destacan sus llantas de 17 pulgadas (opcionales), el paragolpes delantero con entradas de aire, la doble salida de escape trasera y el difusor para mantener el coche soldado a la carretera. Sin olvidarnos de las insignias de Abarth en el lateral del coche.

Con esta apariencia de coche de competición y el llamativo rugir de su sistema de escape es difícil pasar desapercibido allí por donde circulemos.

  Prueba Abarth 500

Interior:

Si nos adentramos en su interior volvemos a sentir la esencia racing en sus componentes.

Destaca el diseño de su volante de tres radios achatado en su parte inferior, los pedales de aluminio, el cuadro de esferas, o el indicador de presión del turbo y recomendación de cambio de marcha que merece una explicación aparte y sus asientos deportivos de cuero tipo backet.

A la izquierda del velocímetro, tras el volante, tenemos el indicador de presión del turbo que mide el soplado del turbo según exijamos más o menos potencia al motor. Además también encontramos un indicador de recomendación de cambio de marcha que nos indica con una flecha cuando debemos de engranar una marcha superior, tanto para ahorrar combustible como para lograr el máximo partido de su motor cuando giramos cercano al corte de inyección.

En el pilar central del salpicadero tenemos la palanca de cambios, los mandos de climatización, sistema de audio MP3, botón TTC y botón SPORT.

Interior Abarth 500  

Habitabilidad interior:

El Abarth 500 no es un coche tan pequeño, como podría parecernos a la vista. A esto ayuda en gran parte por el diseño de su carrocería que es más alta que cualquier turismo.

Aunque podría haber sido mejor si los ingenieros hubiesen sabido sacarle todo el partido a sus asientos deportivos de tipo backet. Estos asientos en su posición más baja están a una altura de 35 centímetros respecto al suelo del coche lo que limita sustancialmente la habitabilidad para personas de más de 1,80 o 1,85.

En sus plazas traseras si el conductor es alto el espacio para las piernas en las plazas traseras se hace casi inutilizable, aunque su aprovechamiento en altura sigue siendo bastante destacable.

Está homologado para 4 personas y su maletero ofrece 185 litros.

Impresiones de conducción:

El Abarth 500 cuenta con un motor de 1.4 litros, 16 válvulas Turbo T-Jet de 135 CV gestionado por una caja manual de 5 velocidades.

La única forma de convertir a nuestro escorpión en un animal letal es presionando el botón "Sport" que tenemos en el salpicadero, si no, parece que solo "juguemos" con 100 CV. ¿Qué diferencias nos ofrece? El tacto de la dirección se hace más fuerte y "directo" y la ECU aumenta el soplado del turbo, por la contra la dureza de las suspensiones no se ve alterada. Estas mejoras nos permitirán trazar las curvas con tiralíneas y aumentar la respuesta de su acelerador casi a cualquier régimen de rpm.

La suspensión no varia, ni falta que hace, la dureza del sistema de suspensiones se encuentra calibrada como si de un coche de carreras se tratase. para carreteras en perfecto estado, una delicia, para las que no lo están o para pasar por los badenes, un suplicio.

Las diferencias de respuesta del acelerador con el botón Sport activado se notan, como ejemplo circulando a 90 km/h en modo normal el indicador del turbo marca un soplado insignificante, si lo accionamos a esa misma velocidad el turbo aumenta a 0,4 bar de presión. Hablando técnicamente en modo Sport nos ofrece un par motor máximo de 206 Nm a 3.000 rpm, en cambio, en modalidad Normal, el par es de 180 Nm a 2.500 rpm.

Con el modo Sport activado su potencia máxima se alcanza en un régimen de giro de 5.500 rpm., además se logra un 0 a 100 km/h en 7,9 segundos con una velocidad máxima de 205 km/h. De acuerdo, no es una aceleración de un deportivo, pero las sensaciones que transmite un coche de este tamaño son lo más parecidas a conducir un kart que se puede encontrar hoy en día en el mercado, estaremos disfrutando tras el volante.

Además de ESP, ABS, EBD, ASR y asistente de arranque en pendientes cuenta con control de tracción desconectable para si queremos disfrutar de un comportamiento óptimo en curvas. Cuenta con 7 airbags.

La suspensión delantera es independientes de tipo Mc Pherson, mientras que la trasera es de ruedas interconectadas (semiindependientes) con eje de torsión.

Los frenos son contundentes y de tacto duro, Si realizamos una frenada de emergencia saltan los intermitentes de emergencia y debido a sus suspensiones tan duras parece querer botar ligeramente.

El equipamiento está carente de sistemas como el control de velocidad, parktronic, encendido automático de luces, faros de xenon... EL Abarth 500 no es un coche racional, es un coche que se compra con el corazón.

-Ciudad:
Para un uso en ciudad el Abarth 500 tiene un tamaño muy reducido y una maniobrabilidad muy buena, además de las zonas reviradas y de curvas donde podremos disfrutar a tope con este modelos su uso en ciudad no supone ningún problema.

-Carretera y autovía:

Nos da sensación de estar pegado a la carretera, su esquema de suspensiones es configurable en dureza y parece estar fabricado para devorar kilómetros. Si a esto le sumamos una aceleración explosiva los adelantamientos son un visto y no visto.

Consumos:
Abarth homologa para el Abarth 500 un consumo medio de 6,5 litros, he de decir que no es un coche gastón, mi media en conducción mixta fue de 7,5 litros a los 100 km.

A 100km/h en autovía podemos lograr medias de 6 litros.

Con su depósito de 35 litros logramos una autonomía de unos 420 kilómetros.

Motorizaciones:

Gasolina:

  • 1.4 T-Jet de 135CV

Encontramos mejorable:

  • Suspensiones excesivamente duras.
  • Altura de sus asientos.
  • Incorporación de control de velocidad o faros de xenon.

Nos ha encantado:

  • Sensaciones que transmite.
  • Imagen diferenciadora y llamativa.
  • Rendimiento de su motor.

¿A quién recomendaríamos comprar un Abarth 500?

  • Apasionado del motor.
  • Imagen diferenciadora del Fiat 500 con potencia y exclusividad de Abarth
Prueba Abarth 500

Precio a fecha 12/12/09 (les recomendamos preguntar en su concesionario):

Gasolina:

  • 1.4 T-Jet de 135CV 18.500€

Precio de extras:

  • Climatizador 300€
  • Asientos en piel Abarth 950€
  • Pintura metalizada 310 €
  • Techo de ajedrez Abarth 180€

Como resumen general:
El Abarth 500 no es un coche racional, no lo es su motor de 135 CV en un coche de sus dimensiones y tampoco lo es su apariencia y comportamiento deportivo.

Solo unos pocos apasionados del motor desearían tener un Abarth 500 en su garaje. Quizás no sea un coche para un uso diario, pero sí lo es para disfrutar a lo grande en zonas reviradas.

 

-Fotografías a mayor tamaño.

10 Comments

  1. […] preparador alemán Hamann nos presenta su interpretación sobre el Abarth 500, el resultado no puede ser más espectacular: Este pequeño genera una potencia de 265 CV a 5.650 […]

  2. […] Fiat 500 by Diesel (Prueba Abarth 500) incorpora dos importantes novedades: el color “índigo Midnight” azul y el motor 1.3 […]

  3. […] 500.000 es el número de Fiat 500 fabricados hasta la fecha (Prueba Abarth 500). […]

  4. […] (Prueba Abarth 500) celebra hasta finales de junio el “mes del escorpión”. Por ello, hasta finales de junio, la […]

  5. […] presenta el exclusivo Fiat 500 BlackJack (Prueba Abarth 500), una original serie especial que destaca por su carrocería en color negro mate y que llega a […]

  6. […] El arquitecto y diseñador italiano Fabio Novembre en colaboración con Casamania, la marca italiana especializada en diseño de interiores, ha creado una silla única: la Abarth Chair (Prueba Abarth 500). […]

  7. […] la prueba del Abarth 500 tengo conmigo la versión cabrio del Fiat 500, el Fiat […]

  8. […] Sólo vamos a poner una condición, que sea de coches o relacionado con el mundo del motor. Por si os sirve de inspiración, esta semana tengo en mis manos un Abarth 500 esseesse, sí el de 160 CV (Prueba Abarth 500). […]

  9. […] calendario de 2011 vivirá su tercera temporada con el Abarth 500 Assetto Corse (Prueba Abarth 500) como protagonista, un vehículo que ha demostrada tener unas altas y espectaculares prestaciones […]

  10. […] que a lo largo de toda su historia ha distinguido a la firma del escorpión, el Abarth 500 (Prueba Abarth 500) no estaría “completo” si no se ofreciera un kit de potenciación para que los clientes que […]