PRUEBAS FORD

Prueba Ford Fiesta Sport Match 135 CV

¡A jugar!

Hoy tenemos la prueba del Ford Fiesta Sport Match, la versión más deportiva, hasta el momento, dentro de la gama Fiesta.

Únicamente disponible con la carrocería de tres puertas, el Sport Match incorpora pequeñas modificaciones estéticas que lo hacen muy diferente. Pero dejando la estética para más adelante, lo que verdaderamente hace diferente a este Fiesta es su motor gasolina de 135 CV.

Siempre que juntamos un coche pequeño con un motor alegre, la diversión está asegurada.

Prueba Ford Focus 1.6 TDCI 115 CV

La tecnologa lo controla todo.

Ya tenemos con nosotros el nuevo Ford Focus en su versión 2011.

Con cambios en su línea exterior, en su interior y con una enorme cantidad de tecnología pretende volver a ser uno de los compactos de referencia e ir un paso por delante de sus competidores. ¿Lo consigue?

Nuestra unidad de pruebas monta una mecánica diesel 1.6 TDCI de 115 CV asociada a una caja manual de 6 velocidades. El acabado es el más elevado, denominado Titanium.

Vamos, punto por punto, con la prueba del Focus 2011.

Prueba Ford C-Max 1.6 EcoBoost 150 CV

Comodidad en conducción.

Dentro del segmento de los monovolúmenes analizamos hoy el renovado Ford C-Max, un vehículo muy cómodo de conducir, con una buena calidad en interiores y una habitabilidad interior elevada.

Su línea exterior mantiene los rasgos característicos de la marca del óvalo en su frontal y la extiende hasta la parte trasera, intentando estilizar lo máximo posible el conjunto de su carrocería.

Equipado con una mecánica gasolina 1.6 de 150 CV junto con un cambio manual de 6 velocidades el C-Max nos ofrecerá un consumo realmente ajustado y lo que seguramente sea más interesante: comodidad en conducción.

Prueba Ford Kuga

Con las cosas muy claras

En rasgos generales el Ford Kuga es un SUV muy equilibrado en todos sus aspectos.

Tendremos un turismo con la habitabilidad típica de un 4x4, un bonito diseño exterior e interior y unos muy buenos dotes en conducción dinámica.

Su versión 2.0 TDI de 136 CV marcará el punto de equilibrio entre consumo y rendimiento.

Prueba Ford Focus RS

Un pacto con el diablo.

Lo confieso: Soy un pecador. He vendido mi alma al diablo. Me ofreció probar un Focus RS.

No acepté por su llamativo color verde eléctrico, ni por ser el primer Ford que tengo en mis manos..., lo acepté por que estaba triste y necesitaba oír música, la música de su turbo cuando sopla y resopla cada uno de sus 305 CV.

Nadie que no fuese un "enfermo del motor" compraría un coche como este.

Sólo os diré una cosa, después de conducirlo tendremos que saltar directamente a los rallys.