Prueba Audi TT 1.8 TFSI 160CV Cabrio - Roadster Black & White

Prueba Audi TT 1.8 TFSI 160CV Cabrio Black & White

Texto, prueba y fotografía: Román Allona.
Con mucha clase y a cielo abierto.

Tengo conmigo el Audi TT 1.8 TFSI 160 CV, en su recién lanzada versión de entrada denominada Black & White.

Este nivel de acabado está disponible para la versión coupé y también para la cabrio, que es la que vamos a analizar.

Es indiscutible es que el Audi TT sigue manteniendose como uno de los coches que más atraen a la gente joven por su imagen deportiva y elegancia.

Hablando de la motorización tenemos un motor gasolina de 160 CV con una caja manual de seis velocidades.

La terminación Black & White, comparte un acabado exclusivo y un interior vestido de contrastes, en el que los colores blanco y negro comparten protagonismo.

Vamos parte por parte con todos los puntos fuertes y también débiles de este TT.

Exteriormente:

Las líneas exteriores del TT se dibujan para crear un pequeño coupé, un biplaza deportivo. Es difícil decidir si es la parte frontal o la trasera la más llamativa, el diseño está a un gran nivel.

Homologa unas dimensiones de 4178mm de longitud, 1842mm de anchura y 1352mm de altura. El peso en vacío se fija en unos justísimos 1240 kg.

Frontal:

El frontal es afilado y ancho, destacan sus ópticas de xenon plus con una línea baja de LEDS. No nos olvidamos tampoco de la parte más baja del paragolpes, con sus salientes que amplían su musculosidad.

Loas cuatro aros de la marca se integran en la parrilla de ventilación, línea típica de diferenciación de los modelos de Audi.

Lateral:

La vista lateral nos muestra un coupé de dos puertas y una longitud de poco más de 4 metros, bajo y con un corte muy pomposo y redondeado.

El techo es de lona negra y confronta muy bien con el color blanco impoluto de su carrocería, sobre si es lo más adecuado o no hablaremos más adelante.

Monta llantas aleación multiradio de 17" con neumáticos 245/45 R17.

   Prueba Audi TT 1.8 TFSI 160 CV

Trasera:

Vamos por último a la parte trasera. La apertura del maletero (únicamente desde el interior o desde la llave) da paso a un gran maletero, muy profundo y que no disminuye su capacidad ni con capota cerrada ni con abierta.

Estéticamente tenemos una doble salida de escape en la parte izquierda. Las insignias del modelo, marca y versión han sido fijadas sobre la tapa del maletero. En esa misma parte se integra también un alerón móvil (podremos activarlo manualmente con un botón o se activará sólo a partir de los 130km/h para aumentar la carga aerodinámica).

Interior:

Analizando el interior del Audi TT Black & White veremos que ofrece una calidad muy alta en materiales y ajustes, superior a la media del segmento, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados Audi.

Parte por parte comenzamos por las puertas, sin marco, para aumentar la deportividad exigida en un cabrio, en la del conductor tenemos los botones del elevalunas, la regulación de los retrovisores eléctricos y los botones de apertura del maletero y de la tapa del combustible. Cuidado en diseño y en materiales.

Hablando ahora del salpicadero se incorporan rejillas de ventilación redondeadas e inserciones interiores lacadas en blanco que fijan un bonito contraste con el resto del interior en negro. En la parte central tenemos, de arriba a abajo el navegador (no es táctil) que también incluye sistema bluetooth para el teléfono y equipo de sonido con cuatro altavoces CD con MP3, USB y entrada aux., el climatizador, los botones de los asientos calefactados, la palanca de cambios y los botones del alerón eléctrico, desconexión del ESP, techo y deflector de aire.

El volante deportivo y multifunción (exclusivamente gestión del sistema de audio) está achatado en su parte más baja. La maneta del control de crucero se instala en el eje de giro del volante, mejor solución hubiese sido instalarlo sobre el propio volante.

   
Interior Audi TT 1.8 TFSI 160 CV  

Habitabilidad interior:

La versión cabrio, o roadster como se le denomina comercialmente, homologa únicamente 2 plazas.

La altura disponible no es excesiva, el 1,90 m será el tope de altura recomendado para ir cómodo al volante del TT. Si nuestra intención es ir descapotado sería recomendable no sobrepasar los 1,80 para evitar las corrientes de aire y poder ir "resguardados" tras el parabrisas.

Para reducir estas turbulencias de aire se incorpora un deflector que se instala tras los reposacabezas. Su accionamiento es eléctrico.

Los asientos son de tela e incorporan rebordes deportivos. No son excesivamente duros lo que lo hacen idoneo para un uso habitual con una buena sujeción del cuerpo.

La posición de conducción es baja y el acceso al interior es menos cómodo que una berlina, aunque también es cierto que el ángulo de apertura de la puerta es de casi 90º. La totalidad de los mandos son plenamente accesible.

El espacio de carga es de 290 litros / 700 litros (con respaldo asiento trasero abatido), la misma si está con techo abierto o cerrado porque la lona se guarda en otro compartimento tras los reposacabezas.

Impresiones de conducción:

La verdad sea dicha que teniendo en cuenta su justísimo peso de 1240kg (hay urbanos que pesan más) y sus reducidas dimensiones no sería necesario un exceso de potencia para mover con soltura este coche, pero si además le montamos, como es el caso, un propulsor de 1.8 litros TFSI que entrega 160 CV entre las 4500 y las 6300 rpm las sensaciones al volante crecen exponencialmente.

Os tengo que decir que he quedado gratamente impresionado con la progresividad de su motor. ¡Cómo estira!, con que suavidad de empuje en prácticamente todo el régimen de revoluciones, sin brusquedades pero con fuerza. Una maravilla. Si queremos marcar el 0 a 100 km/h, en primera velocidad alcanzamos los 55km/h A 6300 rpm y ya en segunda sobrepasamos los 100km/h para alcanzar los 110. Es tracción delantera.

En cifras, el empuje máximo del motor es de 250 Nm disponible entre las 1.500 y las 4.500 rpm. Para alcanzar los 100km/h se necesitan sólo 7,2 segundos, y sua velocidad máxima es de 226km/h. Pocos coches, muy pocos, podrán plantar cara en cifras a estos 160 CV.

Hablando de suspensiones tenemos delante uneje de brazo telescópico McPherson con brazos transversales triangulares inferiores, chasis auxiliar de aluminio con barra estabilizadora transversal y en el eje posterior un eje trasero de cuatro brazos con disposición independiente de muelles y amortiguación, chasis auxiliar y estabilizador tubular transversal. En castellano: el comportamiendo del coche es muy dinámico, muy juguetón y muy fiel a las órdenes que le entregamos desde el volante. La velocidad de paso por curva es muy elevada y del todo noble. No tendremos sustos, el ESP entrará en funcionamiento si nos pasamos, pero siempre de forma muy puntual y nada intrusiva.

La gran ventaja de la capota de lona es que no necesita apenas mecánica para cerrar y abrir, esto hace que el peso disminuya y no ocurra como en los cabrios con techo duro, que pesan significativamente más que la misma versión coupé. Sobre seguridad siempre será algo más seguro un cabrio de techo duro en caso de accidente con el techo cerrado, en caso de vuelco todos los descapotables tienen arcos antivuelco como las que podemos ver tras los reposacabezas en el TT, así que esto no será un problema. Sobre estética, para gustos los colores.

La dirección electromecánica es asistida en función de la velocidad, lo que hace que a menor velocidad la dureza del volante sea menor, para facilitar maniobrar y a mayor velocidad en autovía se endurece. Cómoda en su uso.

El equipo de frenos es de disco autoventilados en el eje delantero y de disco en el trasero, su respuesta es notable y rinden sobradamente las exigencias que podemos hacerle a un coche en carretera.

-Ciudad:

Su tamaño lo hace igual de útil para ciudad que un compacto.

En ciudad, los 160 CV gasolina repercutan en el consumo, aunque tampoco de forma excesiva.

-Carretera y autovía:

La estabilidad en carretera es completa a cualquier tipo de velocidad, independientemente si vamos a techo abierto o cerrado.

Su potencia hace que sea un coche bastante dinámico, tendremos potencia de sobra para cualquier tipo de conducción que queramos realizar.

Seguridad:

Cómo elementos de seguridad incorpora: ABS, Distribución Electrónica de la fuerza de frenado, Bloqueo Electrónico del Diferencial, Control Electrónico de Tracción, Programa Electrónico de Estabilización (ESP) y Arcos Antivuelco detrás los asientos delanteros.

En airbags tenemos Airbag conductor y acompañante, Airbag lateral cabeza/torax conductor y acompañante. Cinturones seguridad de tres puntos con tensor pirotécnico

Consumos:

Durante la prueba, en un uso habitual el consumo medio es de 6,9 litros a los 100km. Pudiendo alcanzar medias de 6,2 litros a los 100 si circulamos por carretera. En uso deportivo podremos superar los 11 litros a los 100 fácilmente.

Según la marca:

  • Consumo urbano (l/100 km) 9,0
  • Consumo extraurbano (l/100 km) 5,3
  • Consumo medio (l/100 km) 6,7
  • Emisiones de C02 155 gr/km

El deposito de combustible tiene una capacidad de 55 litros y se recomienda gasolina sin plomo 98.

 

Encuentro mejorable:

  • Usabilidad del navegador
  • Altura máxima de 1,90m
  • Capota de lona, puntos buenos, pero también malos

Me ha encantado:

  • Configuración mecánica (chasis y motor)
  • Imagen y diseño exterior
  • Calidad interior
  Prueba Prueba Audi TT 1.8 TFSI 160 CV

Motorizaciones y precio:

Gasolina:

  • 1.8 TFSI 160 CV
  • 2.0 TFSI 200 CV
  • 2.0 TFSI 211 CV S tronic quattro

Diesel:

  • 2.0 TDI 170 CV quattro DPF

Los Audi TT “Black & White” Edition, como el de esta prueba, en versión cabrio o coupé, están disponibles en los concesionarios desde 33.670 euros.

Como resumen general:

El Audi TT roadster recoge la esencia del mejor cabrio y lo fusiona con un diseño muy cuidado, tanto en su interior como en su exterior.

Y no todo es estética en este modelo. Si mezclamos su bajo peso, su medida configuración de chasis, la progresividad de su motor y su pequeño tamaño tendremos con nosotros un vehículo dinámico y listo para hacernos disfrutar.

¿Defectos?, ela interfaz de usuario del navegador que no es táctil y para gustos, la capota de lona, que aunque tenga sus ventajas en peso y no repercuta en el espacio del maletero sigue sin acercarse a una rígida en estética.

-Fotografías a mayor tamaño.